Una nueva Ley que deja heridas internas



El cierre de las negociaciones entre la administración central y el gobernador Sapag por la nueva Ley de Hidrocarburos terminó como era predecible para muchos analistas.

El claro ganador de esta nueva pulseada vuelve a ser YPF y casi por propiedad transitiva, Miguel Galuccio, titular de la empresa, que sale fortalecido tras el acuerdo con las provincias productoras. Los párrafos de la nueva Ley dejan al descubierto que:

- El Poder Ejecutivo Nacional tendrá una injerencia mucho más marcada en las negociaciones con las empresas por la entrega de áreas para iniciar su exploración y/o explotación o sobre aquellas áreas que se prorroguen.

- Se impone la estabilidad tributaria. Este era uno de los pedidos de Miguel Galuccio a la presidenta Cristina Fernández. Existió en un principio una alta resistencia por parte de los gobernadores, pero finalmente tuvieron que ceder.

- La Ley le quita la discrecionalidad a los gobernadores sobre las futuras prórrogas a conceder. Ahora el gobierno nacional puso fechas y fórmulas para obtener el canon en cada uno de los casos. Una de las grandes críticas de la administración central fue el des manejo que existió entre 2008 y 2009 con las prórrogas de las concesiones. Miles de millones de pesos fueron acordados a espaldas de la ciudadanía y sin tener en cuenta el recorte de inversiones que estaban realizando la mayor parte de las empresas.

- Fin del carry como mecanismo para capitalizar a las firmas energéticas provinciales. Este fue uno de los puntos que otorga el certificado de defunción de la empresa neuquina G&P. Una entrega que terminará generando un alto costo político para el gobernador neuquino.

La reciente historia que refleja la relación Nación-Provincias da cuenta de que eran pocas las posibilidades de los gobernadores para poder sostener la potestad de lo que se encuentra bajo su subsuelo. El matrimonio Kirchner nunca respeto el federalismo como mecanismo de convivencia dentro de la República. ¿Qué podía hacer pensar que ahora sí lo haría?

“Esto ahora hay que discutirlo en el Congreso” adelantó uno de los senadores del núcleo del poder kirchnerista buscando dar así algo de legitimidad a esta nueva imposición. Desde el gobierno nacional se descuenta que no existirán grandes inconvenientes para sancionar la Ley en tiempo récord. Pocas dudas hay sobre ello.

Donde seguramente existirá más de una discusión sobre las bondades de este nuevo proyecto, será en Neuquén. No todos dentro del partido provincial (MPN) están de acuerdo con los principios establecidos en la nueva Ley de Hidrocarburos. Por lo pronto ya recortó el poder al titular de la cartera de Energía y alter ego del gobernador Sapag, Guillermo Coco. No defender el carry ante Nación fue un punto sin retorno para el joven funcionario que navegó en los últimos tiempos sin rumbo definido por los medios de comunicación. A principios de agosto lanzó su candidatura a gobernador, anticipó luego que no descartaba dejar su cargo para hacer campaña una vez finalizada la interna partidaria. Días después amenazó que “si no soy gobernador, me vuelvo a casa”. Finalmente esta semana, y luego de conocerse el acuerdo de Sapag con Galuccio por el proyecto de Ley de Hidrocarburos, desistió de su vertiginosa y corta carrera a gobernador.

El senador nacional Guillermo Pereyra por su parte solicitó al plenario de comisiones que tratará el proyecto que se invite a los gobernadores que integran la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) para que expliquen en el Congreso Nacional sus puntos de vista del proyecto. Muchos son los que anticipan que Pereyra no dudará en diferenciarse de Sapag en este tema clave para la provincia. La nueva Ley de Hidrocarburos no quedará fuera de la interna del MPN.

Javier Lojo


Comentarios


Una nueva Ley que deja heridas internas