Una obra atrasada que ya quedó chica

La conexión entre el tercer puente y la Autovía Norte está al 50%. Pese al movimiento a la vera de la Ruta 7, se terminará en el 2016.

NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- La nueva traza de la Ruta 22 que conectará el tercer puente (Cipolletti-Neuquén) con la Autovía Norte que lleva a China Muerta, se encuentra en un 50%. La adjudicataria cree que recién a mediados de 2016 podría estar completada la obra que ya arrastra demoras en su concreción. El tramo encierra una dificultad capital: sólo tendrá dos manos de circulación simple y para llevarla a doble carril se deberá levantar otro puente sobre el río Neuquén y uno similar al que ahora se levanta para cruzar la Ruta 7.

Las tareas están concentradas en la zona del Cañadón de las Cabras y allí, para los conductores cotidianos, el paisaje cambió radicalmente en el último tiempo pese a que la obra lleva años. Campo adentro, a los costados de la multivía de la Ruta 7 se ve la envergadura del movimiento de suelo. Un poco más cerca de la ruta, el hormigón de los pilares espera por la traza que conectará el nuevo paso.

El trayecto final que inaugurarán las autoridades nacionales unirá el tercer puente -aún sin terminar- con la Autovía Norte detrás del Parque Industrial, donde finaliza el camino múltiple. El tramo total no superaría los 10 kilómetros, sin embargo las dificultades están planteadas en el paso y las conexiones con la Ruta 7, para lo que se usaría un sistema de derivación similar al de los puentes de Alta Barda y Mercantiles.

La obra comenzó lentamente en 2009 y a lo largo de estos seis años se introdujeron varias modificaciones al proyecto original, algo que terminó afectando los plazos iniciales. En una recorrida por el lugar, uno de los encargados de la obra explicó que se estima técnicamente que a mediados del año próximo estará finalizado todo el recorrido.

Entre los últimos cambios se conoció que hace pocos días atrás se aprobó en Vialidad Nacional una nueva modificación a la altura del cruce con la Ruta 151. Allí se proyectó inicialmente una rotonda, pero al ser de dimensiones pequeñas y pensando en al posibilidad de que en un futuro la trocha sea de doble vía, fue necesario diseñar una rotonda más grande.

La geografía del lugar y el intenso movimiento vehicular del corredor que cruza, obligaron a la empresa a rediseñar algunas tareas. Por ejemplo fue necesario correr el cablerío subterráneo de luz, y los caños de gas, cloacas y fibra óptica que pasaba por el lugar.

Ahora están frente al mayor desafío: las líneas de media y alta tensión: “Se van a correr las líneas para que pasen por los costados de la ruta y la crucen como están en la actualidad, a aproximadamente unos cinco metros de distancia del camino”, aseguró el encargado.

El puente desconectado

La obra del tercer puente la hizo la empresa de peaje que cobraba en el cruce Neuquén-Cipolletti, sin embargo no contemplaba los accesos a tierra firme. Desde 2005, con dos carriles, se encuentra como una mesa en medio del río Neuquén. Una década después creció el tránsito, la población, la actividad económica y la obra de acceso quedó chica.

Técnicos de Vialidad Nacional explicaron que está en estudio un nuevo puente paralelo al actual que justifique que la ruta que unirá la 151 y la autovía de Neuquén por el nuevo Cañadón de las Cabras sea de dos trochas por mano y no como ahora de una sola.

Cada avance de la obra implica sortear obstáculos en un terreno que, naturalmente, funciona como un desagüe pluvial de la meseta norte de la ciudad.

Primero fue la propiedad de la tierra para evitar que desembocara en el barrio y luego en la Plaza de las Banderas, después fueron los servicios, los ocupantes del cañadón que resistían irse y luego el cruce de la Ruta 7 y el acceso a la Autovía, que también estaba finalizada en 2007 pero no se habilitó hasta el año pasado.

El tercer puente fue planificado en los 90, terminado a mediados de la década pasada y nunca inaugurado. Quedó chico. Lo que se hizo a posteriori, para atenuar las consecuencias del intenso tránsito, fueron parches.


Comentarios


Una obra atrasada que ya quedó chica