Una ofensiva que busca cambiar el orden en la región



TEL AVIV/GAZA.- Con su sangrienta ofensiva militar en la Franja de Gaza, Israel quiere modificar de raíz la realidad en la región. En el mejor de los casos incluso espera derrocar el régimen del movimiento radical islámico Hamas en ese territorio palestino junto al Mediterráneo.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, anunció ayer una "profundización y extensión" de la ofensiva. Su meta es "volver a llevar la tranquilidad al sur (de Israel) y asestar un duro golpe a Hamas".

Barak dijo que hay que prepararse "para días y momentos difíciles". La idea es "crear un entorno de seguridad completamente nuevo en el sur de Israel", dijo el protavoz israelí Mark Regev. Sin embargo, actualmente esa meta aún parece quedar muy lejana. También en el cuarto día de bombardeos, los militantes palestinos en la Franja de Gaza lograron seguir lanzando cohetes contra Israel.

Militares israelíes consideran que la operación aún durará varias semanas. El primer ministro Ehud Olmert prohibió todo tipo de declaraciones sobre una tregua. Como siempre hay que contar con críticas internacionales cada vez más fuertes cuanto más larga sea la operación y más dramáticas las imágenes de muertos y heridos en la Franja de Gaza.

El martes, la operación parecía haber llegado a un punto de giro. Hamas al parecer se recuperó del shock de los primeros ataques y pudo reforzar sus ataques contra Israel. Israel parte de la base de que para asestar un golpe definitivo a la organización requerirá también una ofensiva terrestre. Sin embargo, en ese caso habría que tener en cuenta que morirán soldados israelíes, a lo que, según la experiencia, la opinión pública israelí suele reaccionar con gran sensibilidad.

Además, se teme que la milicia radical islámica Hizbollah en el Líbano pudiera abrir un segundo frente en el norte en el caso de una ofensiva terrestre.

A pesar de los duros ataques, Hamas se muestra seguro de su victoria. El portavoz de Hamas Fawzi Barhoum dijo que Israel sólo aspira a vengarse de los 1,5 millones de palestinos en la Franja de Gaza que no quieren ceder a la ocupación. (AFP/DPA)


Comentarios


Una ofensiva que busca cambiar el orden en la región