Una París sumida en el duelo

#

El frente del restaurante Le Petit Cambodge es un lugar de procesión.

PARÍS.- “No se puede vivir con este miedo”, “es necesario que la vida se reanude”: los parisinos penaban ayer para recuperar su ritmo, en una capital sumida en el duelo. Terrazas casi desiertas o sin habilitar, comercios, mercados, museos, salas de espectáculos y de deportes cerrados... A pesar de un sol resplandeciente, la ciudad parecía sumida en un letargo chocante a los ojos. En los Campos Elíseos, junto a los chalets cerrados de la clásica aldea de Navidad, Mohamad se lamenta: “Hoy (por ayer) todo está muy, muy calmado, no he recogido a nadie por la mañana”, se inquieta este conductor de bici-taxi, quien suele realizar varios paseos diarios en su vehículo. (AFP)


Comentarios


Una París sumida en el duelo