Una patota subió a un colectivo a golpear a un joven

Ocurrió en Vista Alegre y el chofer fue amenazado.

VISTA ALEGRE (ACE).- Una patota integrada por mujeres y jóvenes paró un colectivo, golpeó ferozmente a un adolescente, lo amenazó de muerte y luego dejó ir al transporte público sin que nadie interviniera en la agresión.

El hecho ocurrió el martes pasadas las 12.30 en el colectivo de la empresa Sarmiento, en el momento en que ingresó al barrio Ruca Luhe, una población de 32 viviendas en el sector de meseta de Vista Alegre.

Desde la empresa no se radicó la denuncia en sede policial por la agresión al pasajero, en tanto que desde la comisaría Quinta de Centenario se confirmó de la existencia de una denuncia por parte de la familia de la víctima.

La persona golpeada fue un joven de Vista Alegre norte que diariamente utiliza el colectivo para ir a la escuela secundaria ubicada en el sector sur de Vista Alegre.

Según explicó su padre, Daniel Ridao, se trata del "colectivo escolar, porque sólo pasa por Ruca Luhe a esa hora para llevar a los niños que a esa hora van a la primaria", contigua al secundario.

Ridao detalló que fue una situación peligrosa, "no sólo para mi hijo sino para los que iban en el colectivo: había chicos de seis, siete años que lloraban mientras le pegaban a mi hijo y presenciaron cuando las mujeres, además de azuzar a los muchachones para que le siguieran golpeando, les insistían para que fueran a buscar la pistola para matarlo", dijo.

Ridao señaló que su hijo se encuentra en buen estado de salud pese a los golpes.

Destacó que ese día se enteró de la situación por un compañero de trabajo (Ridao es agente sanitario en la zona) y fue hasta la escuela donde no sólo constató los golpes de su hijo, sino también inició los trámites de la denuncia.

"Vista Alegre no es tan grande y conozco a las personas que lo agredieron. Lo lamentable es que de las cinco personas que subieron al colectivo para pegarle a mi hijo, dos eran mujeres mayores conocidas por su conflictividad, inclusive una de ellas trabaja en el comedor d Ruca Luhe", describió.

Especificó que el problema de los jóvenes se debió a que el sábado, su hijo y otros compañeros se quedaron a limpiar la escuela y ordenar luego de una tertulia, cuando tres jóvenes borrachos volvieron a ingresar al lugar e insistieron en que se les venda bebidas alcohólicas. Cuando se les negó el pedido, discutieron, hubo intercambio de golpes y los jóvenes fueron expulsados del lugar.

"Uno de los tres es menor, pero los otros son muchachones de más de 18 años igual que las dos mujeres que instaban a que fueran a buscar las armas y maten a mi hijo", señaló Ridao a este medio.

El agente sanitario indicó que no es la primera vez que este grupo se violenta en contra de vecinos "pero nadie hace la denuncia ni dice nada. Es gente que anda armada con cuchillos o armas de fuego y en una oportunidad amenazó con una pistola en Ruca Luhe a un concejal y ni siquiera el edil radicó la denuncia. Nadie hace nada", se quejó.

Ridao dijo que "no tomo esto como un problema de adolescentes. ¿Cómo estoy seguro de que mi hijo llega sano y salvo a la escuela si se va todos los días en el colectivo que el martes fue interceptado por este grupo?", se preguntó.

Agregó que la amenaza de muerte hacia su hijo se extendió a otro compañero, que también usan el colectivo de esa empresa como único transporte para ir hasta la escuela.


Comentarios


Una patota subió a un colectivo a golpear a un joven