Una pulseada política

Redacción

Por Redacción





BUENOS AIRES (ABA).- Aun cuando el quórum está garantizado, será difícil que hoy la oposición se ponga de acuerdo con el modo de financiar el incremento de las jubilaciones al 82 % móvil. En concreto, todo parecía indicar al cierre de esta edición que la media sanción va a salir y que será una derrota de alcances limitados para el oficialismo. Lo más probable es que se imponga la postura del radicalismo y la Coalición Cívica en el sentido de una financiación del aumento para los pasivos con recursos de la Anses, mientras que la que reclama que se afronte el gasto con la restitución de aportes patronales (que defiende el GEN y Proyecto Sur) quedaría en minoría. De todos modos, quedaría lo más difícil ya que la cuestión del financiamiento volverá a crear polémica en el Senado. Allí hay quienes aceptan aprobar el incremento pero condicionado a que solo sea para quienes cobran la jubilación mínima. Teniendo en cuenta este punto es que hace dos semanas la oposición en la Cámara alta giró el tema a Diputados. En el Senado los números son mucho más ajustados y ayer, de alguna manera, el propio vicepresidente Julio Cobos adelantó su postura a favor de la interpretación restringida al reconocer que ya se han hecho importantes reajustes, a la vez que indicó que es posible otro esfuerzo. Otra vez Lores El senador neuquino del MPN, Horacio Lores, quien no garantizó en su momento el quórum, adelantó al sitio patagoniaenbaires.com.ar que llevar la jubilación al 82 por ciento móvil es un objetivo a cinco años y que es partidario de empezar por un índice de 67 por ciento para ajustarlo en forma escalonada. El escenario es entonces incierto, y por si fuera poco a la presidenta le queda el arma del voto. La disputa es entonces más política que económica.

ANÁLISIS


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Una pulseada política