Una ráfaga de campeón

El “rojo” lo dio vuelta en el primer tiempo y llegó a diez títulos en el fútbol neuquino.



NEUQUEN (AN).- El premio consuelo llegó a los tres meses. El equipo que se armó para buscar el ascenso al Argentino A arrasó en Lifune y ahora llega renovado al B Vip. Independiente goleó a Petrolero Argentino por 3 a 0 y se consagró campeón del Oficial 2005. De la mano de la dupla Orlando Porra-Matías Iturra, el “rojo” fue muy superior a su rival, pero la historia pudo haber sido otra si a los dos minutos, Sergio Ciattaglia no le sacaba un tiro libre en el ángulo a Gabriel Viedma, que hubiera significado un 3-1 en el global de la definición. Luego de esa jugada, la visita se replegó muy atrás y el equipo de Gustavo Coronel no tardó en inclinar la balanza a favor. A los 13, Porra encaró por izquierda, superó a su marca en velocidad y definió ante la salida de Churrarín para marcar el 1 a 0 y empatar el global en 2. El desnivel llegó a los 28: Bussalino envió un centro por derecha e Iturra la empujó para el 2 a 0. Nueve minutos más tarde, Gasperoni aprovechó un error en la salida de los “naranjas” y con un disparo fuerte anotó el tercero. Historia liquidada. El primer tiempo de Independiente fue de alto vuelo, con jugadas de más de diez toques que siempre terminaban en situaciones claras de gol. Además, Gabriel Langol era una garantía en el fondo y Roger Morales se hacía dueño del mediocampo. Petrolero, la contracara: su defensa no hacía pie y la pelota no le llegaba a Juan Valenzuela, goleador del torneo y héroe del partido de ida. Las pocas esperanzas que les quedaban a los de Plaza Huincul se desvanecieron a los 15 del complemento,cuando se fueron expulsados Zapata y Viedma. El primero vio la segunda amarilla tras bajar de atrás a Mauro Torres y el segundo protestó con vehemencia el fallo. Con su rival en inferioridad numérica, el “rojo” se limitó a tocar y a dejar transcurrir los minutos. Merecido premio para Independiente, el mejor equipo del torneo, que además contó con jugadores que marcaron la diferencia, como Porra, Iturra, Langol o Morales. Una vez más es para destacar lo de Petrolero, que con un plantel conformado por elementos del club llegó a la final por segunda vez consecutiva y a pesar de la derrota se aseguró un lugar para el Torneo del Interior.

APOSTILLAS: Susto grande

Momentos de tensión y preocupación se vivieron en el segundo tiempo, cuando Emiliano Paponi perdió el equilibrio llegando al área rival y golpeó su cabeza contra la pared que da a la pileta del club. El impacto fue tan fuerte que perdió el conocimiento, ante el nerviosismo generalizado. Jugadores y allegados de ambos equipos colaboraron y el delantero fue sacado rápidamente en camilla y trasladado al Policlínico Neuquén, donde recuperó el conocimiento.

• Igual que en AFA: Una vez finalizado el encuentro, el festejo se transformó en caos. Los hinchas locales invadieron el campo juego a la búsqueda de camisetas y “souvenirs” de su equipo. El pedido fue algo violento y varios jugadores fueron prácticamente agredidos mientras ingresaban al túnel. En los vestuarios, acercaron un juego más viejo de camisetas y pantalones y una vez hecho el cambio, el campeón volvió a salir a la cancha para, ahora si, “brindarse” a su hinchada.


Comentarios


Una ráfaga de campeón