Una ruta que espanta al turista



Tan pésimas son las condiciones de la Ruta provincial 1, en los últimos 20 kilómetros antes de llegar a La Lobería, que desalienta el acceso hasta el lugar. Excepto que se tenga mucho coraje y se arriesgue a una rotura del auto. Muchos optan por el colectivo que tampoco es aconsejable en ese tramo. Hace años que este sector de la ruta recibe parches que duran menos que el verano cuando es impagable la perspectiva hacia el mar que permite este recorrido que bordea los acantilados. A fin del año pasado con la temporada encima se decidió la pavimentación de este tramo que fue licitado pero aún no adjudicado. Sobre ese tramo de la ruta lo único que se observan son grandes carteles que anuncian la obra y una siembra de baches imposibles de sortear. En ese sector se encuentra Playa Bonita, una interminable extensión de arena fina protegida por enormes acantilados. Unos 15 kilómetros más al sur La Lobería con piletones naturales, una de las playas más elegidas de los locales. A sólo un par de kilómetros más se accede a la reserva faunística de lobos marinos. Ésta es la reserva más importante de Sudamérica por la cantidad de ejemplares, que suma todos los años un importante número de turistas pero a la que hoy casi no se puede acceder.


Comentarios


Una ruta que espanta al turista