Una serie que sólo se interrumpió cuando dos chicos fueron detenidos



NEUQUEN- “En cualquier momento tenemos un caso como el de Villa Adelina”, dijo ayer un jefe policial, preocupado por la sucesión de robos con rehenes que se están registrando en la zona sureste de la capital. Los comparó con el caso de los menores de edad que protagonizaron un espectacular robo en Buenos Aires.

En los despachos judiciales neuquinos circula un informe policial que detalla uno por uno los casos. Hasta el del martes a la noche eran seis en 15 días, todos idénticos: ladrones jóvenes, que ingresan a las viviendas cuando están sus moradores en vez de esperar que se encuentren vacías, se comportan violentos aunque por momentos su carácter es inesperadamente suave y educado, conversan con sus víctimas… En cinco de esos seis casos, obligaron a los dueños de casa a trasportar lo que les estaban robando en sus propios vehículos. Insólito.

Desde que “Río Negro” comenzó a alertar sobre la existencia de esta metodología, la sucesión de robos solamente se interrumpió una vez: fue a fines del mes pasado, cuando detuvieron a dos menores de edad por su presunta participación en los hechos. El viernes pasado recuperaron su libertad, y desde ese día hasta ayer hubo dos nuevos robos.

Ayer a la mañana, en la jefatura de Policía se habló del tema entre miembros de la dirección de Seguridad y la comisaría de la zona. A partir de hoy habrá operativos de vigilancia especiales y se reforzarán los patrullajes en los barrios Confluencia, Mariano Moreno, Belgrano, en un intento por revertir la marea de robos. El coqueto sector ubicado más al este ya tiene policías a caballo encargados de la prevención diurna, y un patrullero para las noches.


Comentarios


Una serie que sólo se interrumpió cuando dos chicos fueron detenidos