Una toma de Allen cumple un año y sigue con las mismas necesidades



ALLEN (AA).- Hoy se cumple un año desde que decenas de familias decidieron ocupar tierras en distintos puntos de la ciudad de Allen. Todo comenzó el 11 de noviembre pasado cuando un grupo de "sin techo" se asentó en un vasto terreno municipal cercano a la calle Bahía Blanca. Esa acción de unos pocos fue imitada por más familias y en cuestión de horas las tomas se multiplicaron de manera sorprendente.

Terrenos municipales y privados fueron ocupados ilegalmente por ciudadanos que buscan acceder a una vivienda digna.

La situación que se planteó hace un año dejó al descubierto la falta de una política habitacional por parte del Estado rionegrino. Actualmente en la toma viven unas 30 familias y 179 terrenos se encuentran delimitados por personas que aún no residen en el lugar.

Hace unos meses las autoridades locales concretaron un registro para conocer a fondo el déficit habitacional que existe en Allen. Todos los datos obtenidos están siendo cruzados con organismos de ciudades y provincias vecinas para determinar quiénes poseen propiedades y así establecer un orden de prioridades. Ese registro acusó que más de 1.173 personas necesitan acceder a una vivienda a través de un plan o bien alcanzar un terreno para edificar sus casas.

Si bien ya están en marcha acciones que intentarán dar respuesta a la falta de viviendas, en las tomas la situación es compleja.

Las familias se encuentran "colgadas" de la red de electricidad, lo que genera un riesgo mayúsculo. La mayoría de las casillas está construida con materiales precarios y el peligro de que se produzca un incendio está siempre latente.

Diego von Sprecher


Comentarios


Una toma de Allen cumple un año y sigue con las mismas necesidades