Una vida marcada por los crímenes



#

Luis Carlos Galán fue asesinado en 1989.

historia

La trayectoria de “Popeye” Velásquez es tenebrosa. En su haber delictivo hay registrados unos 300 asesinatos, por mano propia, y la coordinación de otros 3.000, según ha reconocido en diferentes entrevistas. Corría entonces la década de 1980 cuando Escobar declaró una guerra sin tregua al Estado y a todos aquellos que amenazaban con extraditar a Estados Unidos a los máximos líderes del narcotráfico. Uno de los políticos que promovió esa política fue el candidato Luis Carlos Galán. Por encargo del propio Pablo Escobar, a quien dijo haber conocido en 1980, Popeye disparó o coordinó las emboscadas contra diferentes líderes colombianos que le resultaban incómodos al jefe del Cartel de Medellín, abatido por la policía en 1993. A su paso cayeron caciques políticos, magistrados, periodistas y miembros de la fuerza pública. Velásquez encabezó el secuestro y posterior asesinato del procurador Carlos Mauro Hoyos en 1988. Ese mismo año tuvo secuestrado una semana al ex presidente Andrés Pastrana (1998-2002), entonces director de un noticiero de televisión. El periodista era hijo del ex presidente Misael Pastrana Borrero (1970-1974), líder natural del conservadurismo colombiano. “La verdad es que Popeye a mí me pidió perdón, hubo reconciliación y hubo perdón por parte de él; él nos pidió perdón a mí y a mi familia’’, declaró Pastrana por teléfono a la AP. A Popeye también se le responsabiliza de planear la explosión en pleno vuelo del vuelo 203 de Avianca en 1989. El Cartel de Medellín dio la orden de volarlo porque creía que a bordo viajaba César Gaviria, para entonces candidato presidencial y sucesor de las ideas de Galán. Velásquez nació en Yarumal, un pueblo cercano a Medellín, ciudad a la cual se trasladó años después y donde contactó a hombres cercanos a Escobar. Con sólo 18 años recibió los primeros “contratos’’ por parte del Cartel de Medellín, según narró en una entrevista con la revista bogotana Bocas. El general de la policía Carlos Mena, quien de joven persiguió en Medellín a Escobar y a sus secuaces, lamentó la liberación de Popeye. Consideró inaudito que este “sicario’’ con decenas de homicidios encima haya recibido una pena de prisión tan corta. (AP)


Comentarios


Una vida marcada por los crímenes