Unánime rechazo tras un arduo debate en el Senado

El oficialismo logró imponer una moción en la que se desliga del hecho al gobierno nacional y se ratifica la postura de no reprimir las protestas gremiales y sociales.

#

La protesta del domingo a la madrugada en la planta de impresión del matutino bonaerense en Barracas.

BUENOS AIRES.- El Senado aprobó ayer un proyecto de declaración de “repudio” y “rechazo” al método de bloqueo utilizado en las plantas impresoras de los diarios Clarín y La Nación el domingo último, y que impidió la circulación del primero de los matutinos y del diario deportivo Olé y retrasó la salida del segundo. La iniciativa, que contaba de tres artículos, tuvo la particularidad de haber sido votada por unanimidad en el primero de ellos que expresa: “Su rechazo a la metodología de bloqueo que, el pasado domingo 27 de marzo, impidió la normal distribución de un medio de comunicación gráfico, así como también cualquier otro método de protesta que afecte la libre circulación de los medios de comunicación”. El proyecto que terminó aprobado fue impulsado por el oficialismo e incluye, además, una ratificación de la política implementada por el gobierno nacional de evitar la represión de en la resolución de “conflictos gremiales y sociales” y expresa la “necesidad de que las empresas resuelvan los conflictos laborales y garanticen los derechos de los trabajadores y el pleno ejercicio de la libertad sindical”. Al cierre del debate de casi dos horas, el jefe del bloque K, Miguel Pichetto, dijo que su bancada siempre ha actuado “con coherencia” y, en ese sentido, indicó que “los mecanismos de violencia, escraches a periodistas o a medios de comunicación, los repudiamos, los rechazamos”. También buscó dejar a salvo la imagen del gobierno y de la presidenta Cristina Fernández, al rechazar las críticas opositoras y sostener que “la presidenta inmediatamente de conocerse el hecho le solicitó al ministro de Trabajo que resuelva el tema” y dijo que “otra mentira fue que se acuso a la ministra de Seguridad de estar en connivencia” con los organizadores de la protesta. A pedido de la oposición la votación se hizo artículo por artículo. Antes, el jefe de la bancada radical, Gerardo Morales, se preguntó: “De qué se queja el gobierno si la mayoría de los periodistas hablan a su favor”, al cuestionar el manejo de los medios estatales y pro-oficialistas. Luego, sentenció: “Si los medios no son críticos del poder, entonces está en riesgo la libertad de Expresión y la posibilidad de garantizar la transparencia y la calidad de la democracia” y le apuntó a la ministra de Seguridad al sostener que “Nilda Garré tendría que haber venido a dar la cara al Congreso, pero no lo ha hecho”. El presidente de la comisión de Medios y Libertad de Expresión, Guillermo Jenefes, había expuesto en forma previa la postura oficialista: “el rechazo a la metodología del bloqueo del pasado 27 de marzo que impidió la normal distribución de un medio gráfico”, así como “también no solo referido a los métodos de protestas que afecten la libre circulación de medios de difusión sino de todos los argentinos”, incluidos cortes y piquetes. La juecista Norma Morandini lamentó que a casi 30 años de democracia “tengamos que venir a debatir la interpretación que se hace a un valor consagrado” y se preguntó –mirando hacia el oficialismo– “cómo un gobierno va a decir: ‘reafirmo que cumplo con la Constitución’”. (DyN)

Archivo

EL BLOQUEO A CLARÍN


Comentarios


Unánime rechazo tras un arduo debate en el Senado