Unas 3.000 personas esquiaron en Catedral con un tiempo ideal



Los deportistas fueron en su mayoría de Bariloche.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En su tercer día de esquí Catedral vivió otra jornada espectacular. “No recuerdo una apertura con tan buen tiempo, nieve de calidad superlativa y tanta gente”, reconoció ayer Oscar Baruzzi, un reconocido instructor de esquí.

Desde la Asociación Empresarial del Area Catedral estimaron que más de 3.000 personas esquiaron en la parte alta de la montaña.

Ayer ambas playas de estacionamiento llegaron a ocuparse en un 80 por ciento, esto significa que más de un millar de vehículos pasaron por el centro invernal.

En su gran mayoría los esquiadores y snowbordistas fueron residentes en esta ciudad pero también se pudo ver a muchos turistas.

Por la mañana en la zona de Punta Nevada la temperatura promedió los 6 grados bajo cero lo cual permitió que la nieve se encuentre en su mejor calidad: pisada y en polvo. Los visitantes se alternaron en las aerosillas cuádruple, Lynch y La Hoya. Esta última estreno un nuevo motor, ya que el anterior se había roto al fin del invierno pasado.

Ernesto Schilling, presidente de la Asociación Empresarial del Area Catedral, no ocultó su optimismo con el inicio. “La temporada comenzó en forma espectacular, será un fin de semana inolvidable”, afirmó.

Reconoció que esta semana la afluencia debería bajar en forma notoria pero opinó que “permitirá ultimar todo para la alta temporada”.

El sábado y ayer los instructores de esquí trabajaron a destajo. Baruzzi reconoció que en la escuela de Catedral Alta Patagonia se vieron más que sorprendidos por la gran cantidad de clases dictadas. “No recuerdo un inicio de temporada con tantos instructores trabajando”, dijo.

A lo largo de todo el fin de semana el refugio Lynch fue el lugar obligado para el almuerzo en plena montaña. Residentes y turistas no se cansaron de alabar la hermosa y panorámica vista que tiene el restaurante.

En el cerro

La cordillera luce en todo su esplendor y realmente es maravilloso disfrutar de una buena mesa junto al paisaje.

Por allí pasó el secretario nacional de Turismo, Hernán Lombardi, el cual esquió durante todo el fin de semana largo junto a su esposa.

En una amplia mesa, se lo pudo ver a Lombardi junto al intendente local, Atilio Feudal; al secretario provincial de Turismo, Sergio Rodríguez; al presidente del Emprotur, Hugo De Barba y los empresarios de turismo Gustavo Ezquerra, Claudio Gressani y Juan Pablo Reynal, entre muchos otros. El almuerzo fue una invitación del señor Williams Reynal, el cual no obstante no concurrió a la reunión.

No sólo en Catedral se disfrutó de la buena nieve. También hubo mucha gente en el centro de esquí nórdico del cerro Otto. Numerosos establecimientos hoteleros y bungalows trabajaron con una capacidad similar a la de alta temporada. Si bien fueron pocos, permiten alentar buenas expectativas para el invierno.

Los agentes de viajes consultados coincidieron en que de solucionarse el problema de los vuelos con Aerolíneas Argentinas, con lo cual estaría garantizado el tráfico aéreo, la temporada debería ser normal.

En los próximos días comenzará a operar la nueva manga aeroportuaria, la cual permitirá que los visitantes ingresen desde el avión a la estación, evitando las molestas mojaduras por la lluvia.

ocidas, se desarrolló otra jornada en las pistas de Chapelco, donde la cubierta blanca mostró excelente calidad.

En la ciudad -y en el cerro- se vio al cinco alterno de Ríver, Guillermo Pereyra, así como al arquero de Chacarita, Jorge Vivaldo. Por las estribaciones de Chapelco también se deslizó otro habitual esquiador de fin de semana, el vicegobernador Jorge Sapag.

El sábado pasaron por los molinetes de la base unas 900 personas, en tanto que ayer, Día del Padre, el número quebró fácilmente el millar para ubicarse casi en las 1.400 personas al cierre de este despacho. Se trata de cifras halagüeñas al comienzo de una temporada.

Por cierto, gran parte de los esquiadores y surfers por estos días son residentes de San Martín y Junín de los Andes, mientras que otro segmento importante proviene del valle de Neuquén y Río Negro.

El grueso de los deportistas y aficionados de invierno de destinos emisores como Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Rosario, arriban en coincidencia con las tradicionales vacaciones de julio.

Ayer, el día se inició frío en Chapelco, pero con vientos muy moderados desde intermedia hacia arriba y calmos en la base, con visibilidad normal en todo el complejo.

La temperatura fue de 4 bajo cero en la base, 6 bajo cero en intermedia y 7 bajo el punto de congelamiento en cumbre. En plataforma 1.600 hay 40 centímetros de nive pisada y compactada, mientras que la marca alcanza los 85 centímetros en las pistas superiores. En todos los casos la calidad es polvo pisada, óptima para esquiadores y surfers.

Se habilitaron la Telecabina, la Silla Graeff, la 63, la Silla del Mallín, el Poma del filo, el T-bar, y el Leaft de la Pradera. Las pistas habilitadas fueron el Balcón y Pioneros hasta 1.600; la 63; Del Bosque; Del Filo; Slalom; Palito, Los Basaltos, el Esquiway de la pradera, del T-bar, La Pradera, y la Travesía Alta.

Tras el viernes con pase gratis, el sábado fue la primera en la que se cuantificó a quienes ingresaron por los molinetes de los medios de elevación con sus respectivos pases. Y la cifra fue realmente alentadora: un millar de esquiadores.

El sol hizo aparecer cremas faciales, pantallas y protectores labiales, y en los aterrazamientos del restaurante y confitería Antulauquen, en la plataforma 1.600, los esquiadores aprovecharon sus momentos de descanso entre sus descensos para broncearse.

Las condiciones excelentes de la jornada para las actividades de montaña, hicieron el sábado que la mayoría de los esquiadores aguardara hasta último momento para iniciar el descenso hasta la base.


Comentarios


Unas 3.000 personas esquiaron en Catedral con un tiempo ideal