UNC reclama profundizar los esfuerzos para encontrar a Florencia





La Universidad Nacional de Comahue solicitó ayer que se amplíen «los esfuerzos» para dar con el paradero de Florencia Penacchi, la estudiante neuquina, que desapareció el mes pasado, en la ciudad de Buenos Aires. El Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue exige «profundizar aún más los esfuerzos que se están realizando desde las autoridades de todas las jurisdicciones para el rápido esclarecimiento de lo sucedido en torno a su desaparición».

Penacchi, que estudia Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires y trabaja en el Instituto de la Vivienda, desapareció a mediados de marzo, al salir de su departamento, en el barrio porteño de Belgrano. La universidad consideró a través de un comunicado que lo que le ocurrió a la estudiante se enmarca en «una historia de impunidad en el país que parece no clausurarse y que se proyecta a la sociedad entera». Señalaron además que «esa impunidad está expresada con mayor fuerza hacia el mundo juvenil cuando desde determinados lugares todavía vigentes en ámbitos estatales y privados hacen de la violación de los derechos y la impunidad prácticas habituales tendientes a destruir todo sistema de garantías».

La universidad guarda un antecedente cercano por la desaparición hace casi dos años del estudiante de primer año de la Facultad de Economía, Sergio Daniel Avalos. El joven estudiante, oriundo de la localidad de Picún Leufú, desapareció cuando junto a otros compañeros fue a una bailanta de Neuquén.

 

Procesan a presunto extorsionador

Por otra parte, un hombre que había asegurado que tenía secuestrada a Florencia fue procesado ayer acusado de haber intentado extorsionar a la familia. La medida, que no implica prisión para el acusado, fue adoptada contra José Vivas por el juez de instrucción Ricardo Farías, quien le imputó el delito de tentativa de extorsión y trabó un embargo de 10.000 pesos sobre sus bienes, informaron fuentes judiciales.

Luego de que en los medios de comunicación se difundiera masivamente la desaparición de la estudiante, el pasado 5 de abril Vivas se comunicó con la familia Penacchi, dijo tener secuestrada a la chica y pidió 5.000 pesos para liberarla.

Los investigadores del caso comprobaron que el individuo efectuó la llamada desde un teléfono público y tras comprobar que no tenía cautiva a la chica y que se trataba de un oportunista, lo detuvieron en Beiró y Lope de Vega, en el barrio porteño de Villa Devoto. Al declarar ante Farías, Vivas dijo que hizo el llamado porque necesitaba el dinero, ya que se encuentra desocupado, y el juez -si bien lo liberó porque se trata de un delito excarcelable- lo procesó por el intento de extorsión.


Comentarios


Seguí Leyendo

UNC reclama profundizar los esfuerzos para encontrar a Florencia