Uno de los chiquitos fue maniatado antes de morir

Se trata de Nicolás, de ocho años y el mayor de los hermanos. Los peritos no hallaron rastros de somníferos como para deducir que fueron adormecidos antes de morir.



ROCA (AR).- Las autopsias que terminaron cerca de la medianoche en la morgue judicial de Roca confirmaron que los cinco hermanitos fueron asesinados por asfixia.

Sin embargo, hubo un detalle que marcó, al menos, un intento de resistir a la horrible muerte por parte del chico de ocho años.

Es que cuando fue encontrado por los policías en su vivienda de Choele Choel, Nicolás tenía las manos en la espalda.

Las marcas en las muñecas fueron detectadas por los forenses Adolfo Scatena y Ismael Hamdan, quienes realizaron las autopsias junto a un médico policial del Valle Medio.

Nicolás es el mayor de los hermanos asesinados, y con sus ocho años y un poco más de fuerza en los brazos que sus hermanitos, tal vez haya intentado incorporarse cuando la madre le apretaba la cabeza contra la almohada.

Una vez que le inmovilizaron las manos con un cordel, nada pudo hacer evitar su muerte.

 

Largas y minuciosas

Las autopsias fueron largas y minuciosas. Los forenses empezaron a trabajar alrededor de las 18, y cerca de las 20 había finalizado la primera.

En ninguno de los casos se encontraron restos de medicamentos que permitieran suponer que los chiquitos fueron adormecidos antes de ser asesinados.

Se confirmó además que ninguno presentaba heridas de arma blanca y mucho menos de fuego.

Las ropas que vestían los pequeños fueron puestas en una bolsa y serán remitidas al titular del juzgado penal Nº30 de Choele Choel, Guillermo Moyano, quien lleva adelante la causa de tan horrendo hecho.

Los cuerpos de los niños fueron trasladados por cuatro efectivos del grupo Bora con asiento en Valle Medio.

Utilizaron un furgón de esa unidad especial, y tras la finalización de las autopsias, estaba previsto que regresen a Choele Choel con los cadáveres y los informes de las autopsias.

Entrega a la familia

Se creía que apenas llegaran los cuerpos de las víctimas, el juez Guillermo Moyano entregaría los cuerpos a los familiares, para proceder al sepelio de los chiquitos.

Los forenses tampoco habrían detectado golpes en el cuerpo de las víctimas, aunque anoche no se pudo confirmar si alguno de ellos presentaba signos de desnutrición.

Una vez que finalizaron las pericias, se procedió al llenado de las planillas e informes de los profesionales, certificados que serán adjuntados a la causa que se inició ayer.

En la brigada de Criminalística de Roca, la noticia dejó atónito a más de un uniformado.

Incluso, los integrantes del grupo Bora que llegaron desde Choele Choel caminaban de un lado a otro, con sus rostros tensos seguramente por la experiencia vivida.

Nota asociada: Una mujer asesinó a cinco pequeños hijos mientras dormían  

Nota asociada: Una mujer asesinó a cinco pequeños hijos mientras dormían  


Comentarios


Uno de los chiquitos fue maniatado antes de morir