Uruguay se sube a la ilusión

Superó a Bolivia y reabrió su chance de pasar a cuartos.



#

Vicente Sánchez en lo más alto. El delantero fue el autor del gol de Uruguay, que se recuperó del mal paso dado ante Perú en el debut.

Después del decepcionante 0-3 ante Perú en el debut, Uruguay recuperó el pulso en la Copa América al derrotar por 1-0 a una inoperante Bolivia, en su segundo partido por el Grupo A.

Poco, o más bien nada, se vio en la primera mitad del encuentro. Bolivia estaba mejor plantado en el campo, pero en ningún momento inquietó el arco de Fabián Carini. Por su parte, Uruguay, que volvió a prescindir de Alvaro Recoba, apenas trenzó una sola jugada combinada en los primeros 45 minutos y confió todo su juego a las salidas al contragolpe.

La pálida imagen del partido no cambió en absoluto en el comienzo del complemento. El primer gol fue por lo tanto, demasiado premio para lo realizado por los uruguayos, pese a que el DT 'charrúa' Oscar Tabárez había apostado apenas unos minutos antes por un movimiento algo más ofensivo, al hacer ingresar a Ignacio González en lugar del lateral Diogo.

A los 13 Vicente Sánchez metió el pie a un envío de Diego Forlán justo antes de

que llegara el arquero Galarza. El 1-0 asentó a los orientales, que empezaron a creer en su teoría futbolística: contundencia defensiva, robo del balón y salida rápida al ataque en busca de Forlán y Sánchez.

Además, la inocencia boliviana ayudaba a los de Tabárez, que apenas pasaron apuros atrás. Pero a falta de poco menos de diez minutos para el final, el técnico uruguayo decidió dar descanso a Forlán y lo sustituyó por Fabián Estoyanoff. El equipo se echó definitivamente atrás y Uruguay pasó algún que otro susto al final. Sobre la hora Fabián Carini salvó la victoria al jugarse la vida ante la entrada franca de Sacha Lima.

"El mérito para la victoria fue el espíritu con el que encaramos el partido", dijo Tabarez tras el encuentro. "Todos habíamos asumido la derrota contra Perú", admitió. "Hoy (ayer) jugamos con coraje".


Comentarios


Uruguay se sube a la ilusión