Vaca Muerta era la clave para “vender YPF”

Según el trabajo, Repsol hizo 142 reuniones con otras operadoras.



#

En el trabajo se afirma que Repsol invirtió 300 millones de dólares para no convencionales en Neuquén y 1.000 millones en Estados Unidos.

NEUQUÉN (AN).- Para el gobierno argentino, el potencial hidrocarburífero concentrado en los yacimientos ubicados de la formación Vaca Muerta era clave para la estrategia de venta que Repsol preveía para YPF. Así lo afirma el denominado informe Mosconi que el martes presentaron el ministro jefe de Gabinete a Juan Manuel Abal Medina y el viceministro de Economía Axel Kicillof. “La existencia de 142 reuniones concentradas a lo largo de sólo cuatro meses con las empresas Talisman, Exxon, Chevron, Petrominerales, Statoil, Conoco, Vale, Andarko, Sowthwestern, Hess y Shell comprueba las ansias por parte de Repsol de desprenderse de una empresa que había sufrido por más de diez años su desastrosa gestión”, describe el informe que ayer fue abierto al público en la página de la Cancillería (www.cancilleria.gob.ar). Según el informe, “Repsol utilizaba la delineación realizada en esta formación, el cronograma de reuniones realizadas durante la gestión de Repsol–YPF con el objetivo de desprenderse de esta última gracias al potencial de Vaca Muerta demuestra a las claras la existencia de una estrategia deliberada en este sentido”. Para los autores del informe, elaborado a partir de la intervención de la empresa por parte del Estado, el análisis de las rocas generadoras desde la perspectiva no convencional fue iniciado por YPF en el año 2007, aunque –se detalla– desde la década del 60 (cuando se descubrió Loma de la Lata) hasta la fecha hubo 500 perforaciones que atravesaron Vaca Muerta. Y en esa línea describe el conocimiento que la empresa española tenía sobre el potencial de la formación geológica. “Se desprende de los hechos descriptos que la estrategia de YPF en Vaca Muerta era sólo de declamación y no pasó de una etapa de inversión, ya que sólo invirtió 300 millones de dólares para el desarrollo del shale oil en Vaca Muerta, suma que resulta irrisoria cuando se la compara con los 1.000 millones de dólares que la propia Repsol invirtió en yacimientos no convencionales en Estados Unidos”, destaca el informe en uno de los párrafos más contundentes. En el informe, el gobierno revela que además de Vaca Muerta existe un importante potencial de yacimientos no convencionales en el área Chihuido de la Sierra Negra aunque a partir de diferentes estudios y análisis de reservas se definió estratégicamente avanzar con el primero. A lo largo de las 90 páginas, los autores argumentan que la estrategia de Repsol –abandonando la producción– era conseguir igualar el precio local de los combustibles con los valores internacionales.


Comentarios


Vaca Muerta era la clave para “vender YPF”