Valiosas tierras sin producir en Río Colorado

Reclaman acciones urgentes para revertir este cuadro, que se suma a otros problemas del sector agropecuario.





RÍO COLORADO(ARC).- Apenas el 25 por ciento del total de las tierras aptas para cultivar están siendo explotadas en el valle del Colorado, mientras que un 44 por ciento son destinadas a otros usos y el restante 31 por ciento están en condiciones pero no son trabajadas.

Una primera lectura que se puede hacer sobre estas cifras indican la necesidad de poner en marcha un proyecto acorde a este panorama a fin de revertir la situación del tercio de la superficie que está sin producir a pesar de sus posibilidades.

Esta alternativa se puede lograr con inversores locales que apuesten al desarrollo de las colonias productivas o en su defecto con el desembarco de inversores foráneos que ya han manifestado la intención de apostar a esta zona. «Lo que no podemos hacer es resignarnos a que ese 31 por ciento siga sin producir», indicaron fuentes ligadas a la producción local.

En los últimos años, los vaivenes macroeconómicos incidieron en forma directa en la producción frutícola zonal, lo que se ha reflejado con distintos altibajos en la rentabilidad.

A eso hay que sumarle las cuestiones climáticas adversas que afectaron importantes porcentajes de las cosechas. Los mencionados tópicos condicionaron directamente la reinversión en los montes frutales.

Sin embargo, existen otros factores que han venido obrando negativamente en la producción y a medida que pasa el tiempo se puede agravar si no se toman los recaudos necesarios.

En primer término podemos citar el serio problema de la napa freática, que ha elevado su nivel sensiblemente y que provoca un daño relevante a las plantas, perjudicando su producción y poniendo en serio riesgo la vida del vegetal.

En cierta manera se ha logrado frenar el avance de la napa, poniendo límite al riego del sector hortícola en la zona denominada semibarda. Es un paliativo que detiene la elevación de la napa, pero no soluciona el problema de fondo.

Como contrapartida, el límite impuesto al sembrado de horticultura disminuyó el volumen de producción y su diversidad productiva.

En relación con la napa freática, hay un proyecto para dar solución a este controvertido tema. Es el que está manejando el Departamento Provincial de Aguas y se trata de correr los desagües varios kilómetros río abajo, lo que permitirá descender el nivel de la napa alrededor de un metro.

El plan de trabajo es costoso y delicado, porque además incluye la modificación de obras estructurales, como el descenso de las obras de arte como son los puentes.

De acuerdo con el relevamiento realizado en el año 2005 por la Secretaría de Fruticultura de Río Negro, el área de riego dentro del ejido municipal alcanza las 13.555,84 hectáreas, de las cuales 3.387,94 están cultivadas.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Valiosas tierras sin producir en Río Colorado