Valls en una prueba de locos

En Rincón fue un “filtro”. Rueda, López, Debasa, Berbel y Schichi, los otros ganadores.



El Rally de Rincón de los Sauces fue una cosa de locos. Qué equivocados estuvieron los que pensaron que apenas dos tramos, si bien se repetían, aparecían como una exigencia mínima. Fue de terror la séptima del regional, que en definitiva se llevó Carlos Valls, quien volvió al triunfo después de mucho tiempo. Con los dientes apretados y tratando de cuidar hasta el más mínimo detalle de un auto que varias veces lo dejó masticando bronca, el neuquino se quedó con una prueba bravísima y renovó sus expectativas de pelearle el título al campeón Raúl A. Martínez. No solo en el Grupo N-4 la definición del certamen tomó temperatura. Salvo en la A-7, donde a pesar de su abandono Jorge Gentile se mantiene cómodo adelante, en el resto todos se apretaron arriba. Martínez sabía que con el motor de su auto maltrecho, completar la exigencia era como un triunfo. Y eso hizo. Lo llevó “despacito”, sin golpearlo. Ni siquiera le pudo ofrecer resistencia a Valls, quien se merecía una alegría por lo que tanto trabajó con su equipo para hacer funcionar a su Subaru. Las bajas fueron al por mayor, de la que no se salvaron varios de los candidatos al título en las diferentes divisiones. Y hubo otros que tuvieron que sortear sus problemas En el Grupo N-3 el local Eduardo Rueda completó su paseo veloz. No hubo rival que le pudiera oponer resistencia y terminó logrando un triunfo que venía buscando desde hace tiempo. Es más, anduvo tan bien que hasta se prendió arriba en la general. En el N-2 tampoco dio opciones un Mauro Debasa, quien demostró que es tan bueno manejando como cuando se sienta en la butaca derecha a leerle la hoja a su hermano “Maxi”, el que festejó que los tres autos de su equipo estuvieron adelante. El líder del certamen Ramiro Arceo tuvo mil problemas y Juan C. Torres se las arregló para manotearle unos puntos. En la A-7 se llevó el triunfo Rubén López, quien estaba la expectativa. Primero se bajó de la lucha por la punta Matías Sacne, por la rotura de un neumático de su auto. A poco del final, abandonó Gentile. Bueno lo de Roberto Sranko y Daniel Trigo, terminando en la zona de puntos “gordos”, algo que les estaba haciendo mucha falta. Otro que no tuvo contratiempos fue Dante Berbel, quien se llevó la victoria en la A-6. Su auto funcionó como un “tanque” y se prendió en la lucha por el título. En esta división, completaron la prueba Roberto Mancini y Claudio M. Bissanti. La gran definición, plena de suspenso, la aportó la A-1. Iniciaron el último especial Cristian Del Signore y Carlos A. Parada separados por sólo dos segundos. ¿Quién ganó? Carlos Schichi. Venía a la expectativa y aprovechó todo. El primero de los nombrados abandonó, y el segundo resignó el triunfo por la rotura de una goma. No lo podían creer, si bien en este rally, duro y emotivo como pocos en los últimos tiemposs todo estaba dentro de lo posible.


Comentarios


Valls en una prueba de locos