Van dos entrenamientos con público

Argentina aplastó a Venezuela, con gran autoridad. En la madrugada de mañana busca el "1" con Nigeria.



#

Fabricio Oberto en la pelea debajo del cesto con el interminable Víctor Díaz. Venezuela necesita un recambio.

Hasta el momento, todo ha salido a pedir de boca. Argentina barrió ayer a la madrugada a Venezuela por un clarísimo 96-54 y ahora buscará hacer un “copy-paste” ante Nigeria para intentar que no se le escape el primer puesto de la Zona A.

Los dirigidos por el “Oveja” Sergio Hernández fueron de menor a mayor ante una seleccionado que es apenas la sombra del que se erigía como una potencia sudamericana hace unos años atrás. Argentina no le dio respiro, se apoyó en una buena tarea defensiva, en una enorme contundencia ofensiva y en individualidades de la talla de Walter Herrmann (25 puntos) y Luis Scola (17) para apabullar a la “Vinotinto”.

Hoy los campeones olímpicos tendrán descanso y mañana a partir de las 13 de Japón (la una de la mañana en nuestro país) saldrán al Sendai City Arena para intentar doblegar a Nigeria (que ayer cayó con Francia) y llegar al choque con Serbia y Montenegro liderando el grupo.

Este partido cerrará la zona y si la selección logra obtener el “1”, se medirá con el cuarto de la B, que probablemente sea Nueva Zelanda.

¿Puede ser Nigeria un equipo peligroso? Todo hace pensar que no, aunque Serbia y Montenegro tuvo su merecido en la primera jornada al subestimar a los africanos. De todas formas, ya suman dos derrotas al hilo (Venezuela y ayer Francia) y los entendidos señalan que cuando se salen del libreto escrito por el entrenador San Vincent tiene pocas posibilidades de pasarla bien.

Sólo un antecedente existe entre Nigeria y Argentina: fue fácil triunfo de los albicelestes en el Mundial de Grecia 1998.

Varias son las cuestiones que habrá que tener en cuenta. Se sabe que si la selección logra mantener la misma intensidad defensiva durante los 40 minutos, pelear los rebotes y poder sacar el contraataque (hasta aquí fue su arma letal) es casi imposible que los africanos puedan complicarla.

Lo hizo durante gran parte de los tres juegos anteriores. Contra los venezolanos fue una especie de entrenamiento con público, al punto que terminó 42 puntos arriba, pero llegó a sacarle más de 50.

Otra vez fue importante la rotación de hombres, para que el personal descanse parejo.


Comentarios


Van dos entrenamientos con público