Vargas, al rescate de Chile

Facturó por dos y metió a la Roja en la final. Perú, con diez durante 70 minutos.



1
#

Golazo. Eduardo probó desde afuera del área y la colgó en un ángulo. El Estadio Nacional estalló.

2
#

En contra. Gary Medel intentó despejar, pero batió a su compañero Bravo.

Fotos AP

Chile está a 90 minutos de su primera Copa América. La organizó y ahora va por todo. Anoche venció al duro Perú, por 2-1 y espera rival, que saldrá hoy del duelo entre Argentina y Paraguay. Los chilenos, que jugarán su quinta final en el torneo continental y la primera desde 1987, se impusieron con goles de Eduardo Vargas, mientras que el gol de los peruanos fue de Gary Medel en contra. La generación de Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Jorge Valdivia o Medel, que se considera la mejor de la historia del fútbol chileno, tendrá finalmente la oportunidad de demostrarlo levantando una copa. Y para hacerla completa está el bonus track de ser como locales. El equipo de Ricardo Gareca metió el miedo en el cuerpo a los 45.000 chilenos que llenaron el Estadio Nacional de Santiago en unos primeros 20 minutos en los que fue mejor. Paolo Guerrero fijaba a los centrales y retenía la pelota para pasarla con criterio, mientras que por los costados Christian Cueva y André Carrillo, la novedad en la alineación peruana, profundizaron con mucho peligro. Chile no estaba cómodo. El entrenador local, Jorge Sampaoli, había advertido de que para no sufrir los embates de los incas había que jugar en campo contrario y no perder balones en la línea de creación, pero un par de errores generaron contragolpes peligrosos y córners, es decir, las jugadas a balón parado que tanto teme Chile. El DT rosarino se decidió por José Rojas para sustituir al sancionado Gonzalo Jara en el centro de la defensa, pero además ubicó a Miiko Albornoz en el lateral izquierdo en lugar de Eugenio Mena, con la idea de controlar las subidas por una banda por la que generalmente se mueven los incisivos Jefferson Farfán y Luis Advíncula. Farfán tuvo la oportunidad más clara de los peruanos, cuando remató de cabeza al poste un centro desde la izquierda. Unos minutos después, Josepmir Ballón disparó desde fuera del área, pero el balón rebotó en un defensor y se estrelló en el lateral de la red. Todo cambió, sin embargo, en el minuto 20, cuando un Carlos Zambrano que ya se había mostrado muy acelerado clavó la suela de su bota en la espalda de Charles Aránguiz después de despejar con fuerza una pelota. El árbitro le mostró la tarjeta roja y complicó los planes del equipo peruano. El duelo se inclinó desde ese momento claramente del lado chileno. El Tigre Gareca sacó a Cueva para acomodar piezas con Christian Ramos, pero no dio resultado porque los locales empujaron a los peruanos cada vez más hacia Pedro Gallese. Valdivia estuvo cerca de marcar en el 28, pero su disparo desde dentro del área se fue rozando el poste. Vargas también a los 34, pero se topó con el cuerpo de un defensor. En el minuto 42 llegó lo que parecía solo cuestión de tiempo: el gol. Alexis Sánchez metió un balón envenenado desde la izquierda que, después de que lo dejara pasar Aránguiz, pegó en el palo. El rebote lo tomó Vargas para anotar el 1-0 y desatar la fiesta en el estadio, que se veía ya muy cerca de su primera final desde 1987. Mena ingresó por Albornoz en la segunda mitad en busca de más profundidad por la banda, pero fue precisamente por ahí por donde llegó el tanto del empate peruano a los 15 del complemento, cuando un certero centro de Advíncula terminó desviado por Medel a su propia portería. Poco le duró la alegría a Perú. Apenas tres minutos después, Vargas hizo uno de los mejores tantos del torneo con un derechazo desde fuera del área que voló como un obús para meterse en el ángulo del arco de Gallese, que nada pudo hacer con su estirada. Quedaban más de 25 minutos de partido, pero Perú bajó los brazos. Chile se dedicó a controlar el juego, a dejar correr el tiempo y, sobre todo, a saborear ya el partido por el que suspiraban desde hace semanas: la gran final. Y ante su gente.

Copa América


Comentarios


Vargas, al rescate de Chile