Varios disturbios en primera gran protesta contra Bachelet

Los sindicatos y organizaciones marcharon contra el "modelo". Heridos, entre ellos un senador del oficialismo, y 350 detenidos.

#

Los carabineros reprimieron a los manifestantes debido a que "la marcha no fue autorizada".

SANTIAGO (AFP) - Trabajadores chilenos protagonizaron ayer una masiva protesta callejera, la primera que enfrenta el gobierno de Michelle Bachelet, en rechazo del modelo económico y la desigualdad social, que derivó en choques con la policía que dejaron centenares de detenidos y decenas de heridos, entre ellos un senador.

La manifestación nacional fue convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la mayor agrupación sindical del país, dirigida por Arturo Martínez, un socialista al igual que Bachelet. Martínez desafió a la presidenta y la acusó de estar haciendo mal las cosas e incumplir su promesa de disminuir la desigualdad social en Chile.

La manifestación dejó un saldo parcial de 350 detenidos y una decena de heridos, entre ellos el senador socialista Alejandro Navarro, dos policías y un camarógrafo y un fotógrafo, además del poeta y premio nacional de Literatura, Raúl Zurita.

Navarro, que participó de la movilización, resultó herido luego de que un policía lo golpeó en la cabeza. El parlamentario, visiblemente ensangrentado, denunció el hecho, y la institución policial le ofreció disculpas. "Creo que fue un error del gobierno no autorizar la marcha. Siento que el gobierno se equivocó", dijo . La mayoría de las detenciones se produjo en las cercanías del palacio presidencia de La Moneda, en el centro de Santiago, donde se concentraron los disturbios, que incluyeron enfrentamientos con la policía.

Los agentes policiales repelieron con carros lanza aguas y gases lacrimógenos a las columnas de manifestantes que intentaron avanzar hacia la sede

del Gobierno, donde no estaba autorizada la manifestación. Las refriegas cortaron parcialmente el tránsito por la céntrica Alameda Bernardo O'Higgins y afectaron el funcionamiento del comercio y el transporte público. Varias universidades además cancelaron sus clases.

"Avanzar, avanzar hacia el paro nacional", era la consigna que coreaban los manifestantes. El gobierno aseguró, no obstante, que la ciudad operaba con "plena normalidad", según dijo el subsecretario Felipe Harboe. Desórdenes se habían registrado también en otras ciudades, como Valparaíso (120 km al oeste de Santiago), Rancagua (80 km al sur) y Concepción (500 km sur).

La presidenta Bachelet, que siguió con sus actividades normales, afirmó que la democracia "no necesita desorden ni violencia". "En democracia y en mi Gobierno los trabajadores siempre podrán demostrar, pacíficamente, sus demandas y derechos", enfatizó la mandataria. A la movilización de la CUT adhirieron 18 gremios, entre ellos el de los profesores, estudiantes, empleados públicos y choferes de colectivos.


Comentarios


Varios disturbios en primera gran protesta contra Bachelet