Varios hoteles y restoranes de Bariloche no están en regla





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- De los 257 establecimientos hoteleros y gastronómicos de esta ciudad que recibieron inspecciones en el último año y medio, un total de 133 fueron multados por incumplir la legislación laboral.

El relevamiento conjunto realizado por la secretaría provincial de Trabajo y la Unión de Trabajadores Hotelero Gastronómicos corresponde al período enero 2004/mayo 2005, cuando la actividad experimentó un fuerte repunte gracias al incremento del flujo turístico.

La información difundida por el gremio da cuenta de que el 52% de las empresas inspeccionadas incurrían en alguna infracción. La mayoría por contar con personal no registrado o por distintas violaciones al convenio laboral que rige en la actividad.

Como resultado de las 257 inspecciones, otros 53 establecimientos recibieron apercibimientos por faltas menores y apenas 80 (el 29%) cumplían con todas las normativas.

El dirigente gastronómico Ovidio Zúñiga explicó que, entre otras transgresiones, detectaron casos de sobrecarga de trabajo en las mucamas (por convenio ningún hotel puede tener más de 40 camas por empleada), la falta de libro de ingresos y egresos (con lo cual se elude el pago de las horas extra) y también las violaciones de los francos reglamentarios.

Indicó sin embargo que el trabajo en negro es la falta más generalizada. Señaló a modo de ejemplo que «existen empresas como Turismo Rosario SRL, que administra varios hoteles y fue infraccionada en tres inspecciones sucesivas».

En casos como el descripto la multa podría llegar a los 30 mil pesos y existe una nueva ley provincial que prevé incluso la imposición de clausuras a los reincidentes.

Zúñiga dijo que en una reciente campaña realizada en el último mes con Trabajo de Nación detectaron trabajadores en negro en una proporción que llega «al 47 ó 48 por ciento en la hotelería hasta tres estrellas».

Aunque mencionó también que incurrían en la misma falta «establecimientos importantes como el hotel Tunquelén y el pub Wilkenny».

El dirigente gastronómico dijo que la provincia y la Nación son consecuentes en la lucha contra el trabajo en negro, pero «el municipio no ayuda en nada». Explicó que «existen hoteles como el ex Torresol, que abrieron con una habilitación provisoria otorgada por el municipio, pero ni siquiera tienen CUIT, de modo que no entregan facturas ni hacen ningún aporte».

A su juicio «esta cuestión debería ser una prioridad para la secretaría de Turismo municipal», pero cuando presentaron notas desde el gremio para exigir controles no encontraron ningún eco.

Zúñiga dijo que para desalentar el trabajo en negro «debería cerrarse un círculo entre la Nación, la provincia, el municipio y las cámaras empresarias, como FEHGRA y AHT».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Varios hoteles y restoranes de Bariloche no están en regla