Vasta ofensiva a bastión rebelde en Bagdad

BAGDAD (AFP) - El primer ministro iraquí, Iyad Allawi, dijo ayer que está decidido "a celebrar elecciones en la fecha prevista" mientras 3.000 soldados estadounidenses e iraquíes lanzaron una operación de envergadura contra los rebeldes en la provincia central de Babil, en el sudoeste de Bagdad.

"Tenemos que tener un clima propicio para la celebración de las elecciones (previstas para enero del 2005) y para ello, la seguridad necesita fuerzas excepcionales", subrayó Iyad Allawi, de vuelta a Bagdad después de pasar dos semanas y media en el extranjero.

El primer ministro iraquí, que hizo estas declaraciones ante el Consejo Nacional (Parlamento interino), anunció sin entrar en detalles "nuevos planes para restablecer la seguridad y perseguir a aquellos que tratan de impedirnos realizar esta misión nacional". Para ello, Allawi prometió proseguir las operaciones militares contra las ciudades rebeldes, blanco en los últimos días de las operaciones militares de las fuerzas estadounidenses-iraquíes que arrebataron el pasado fin de semana el control de Samarra (norte de Bagdad) a los insurgentes y realizan bombardeos casi diarios contra Faluya (oeste de la capital).

Ayer, más de 3.000 soldados estadounidenses e iraquíes lanzaron una operación de envergadura contra los rebeldes en el sudoeste de Bagdad, en la que arrestaron a 30 sospechosos, señala un comunicado de la Fuerza Multinacional. Se trata de la "mayor operación hasta la fecha en el norte de Babil, en una campaña para restaurar la se

guridad y estabilidad en esta provincia central", afirma el comunicado, que no precisa si hubo muertos. El ejército estadounidense anunció la construcción de más de 300 bases de guardias fronterizos para "apoyar las elecciones al contribuir a controlar el flujo de las fuerzas anti-iraquíes, dinero y armas en el país".

En Francia, se mantiene la polémica sobre el grado de conocimiento que tenía el gobierno de las gestiones paralelas realizadas por el diputado de la mayoría gubernamental Didier Julia para conseguir la liberación de los dos rehenes franceses, Christian Chesnot y Georges Malbrunot, secuestrados en Irak el pasado 20 de agosto. Un video muestra que los dos periodistas franceses estaban "vivos y en buena salud" el 22 de septiembre, pero el gobierno tuvo que dar explicaciones como lo pedía la oposición. "Francia no realiza un doble juego", declaró en el Parlamento el primer ministro, Jean-Pierre Raffarin.

Nota asociada: ELECCIONES EN EE.UU.:Los postulantes a "vice" se sacaron chispas  

Nota asociada: ELECCIONES EN EE.UU.:Los postulantes a "vice" se sacaron chispas  


Comentarios


Vasta ofensiva a bastión rebelde en Bagdad