Vecinos de un siglo



#

un gran cambio

Villa Florencia festeja este año sus cien años de existencia. Cien años que comenzaron con muestras de solidaridad y compromiso social de parte de sus primeros pobladores. El sector donde se comenzó a planificar el diseño del nuevo barrio, estaba conformado por tres quintas y tres chacras. Una de las quintas, la 39, en pleno corazón de lo que luego sería Villa Florencia pertenecía a Enrique Nordenstrom y a su esposa Florencia Ochagavía, quienes pusieron a la venta sus lotes frente al inminente desarrollo del pequeño poblado por la llegada del tren y la necesidad de construir urbanizaciones para la gente que arribaba en busca del futuro promisorio que se anunciaba por estos lugares. La quinta 39 se emplazaba en la zona que actualmente está comprendida entre las calles Luis Beltrán, Gatica, Lanín y Leguizamón. Fue precisamente en ese lugar donde nació el barrio Villa Florencia, que lleva el nombre de una de sus primeras pobladoras, una mujer que dio todo por el crecimiento del barrio y de su gente. En el libro “Historia de los barrios neuquinos”, editado por el municipio, sus autores cuentan que “todavía no tenía forma de barrio, pero los vecinos ya se identificaban con el nombre de Villa Florencia. Pues así llamó al loteo su dueño: villa porque era un solar chico, ocho manzanas que rememoraban a los pequeños poblados españoles y Florencia, por su esposa”. Posteriormente a la venta de la quinta 39, el resto de los vecinos también loteó sus chacras y se fue armando la nueva barriada con sus casas de adobe y las callecitas internas. La apertura de calles dentro de los loteos hizo que los vendedores ambulantes de la época pudieran entrar al barrio y sus vecinos tener cubiertas sus necesidades sin tener que trasladarse al centro. A partir de los años 60, Villa Florencia comienza a poblarse más intensamente. El crecimiento de población hizo necesario contar con una serie de servicios indispensables que hasta el momento no existían. Entonces los vecinos decidieron organizarse. Se conformó una comisión vecinal provisoria, cuya primera gestión fue conseguir la prolongación del tendido eléctrico para dotar de iluminación a las casas y luego a las calles. La luz llego finalmente en septiembre de 1964. El segundo gran paso fue la construcción de la primera sala de primeros auxilios. Infinitas fueron las gestiones para conseguir un terreno y el dinero con que construir la sala. Un renombrado vecino, “Juan José Durán, manifiesta que él donaba dos terrenos de su propiedad, el lote 31 y 32 de la manzana B de la chacra 83 y que la escritura y la construcción del centro de salud quedaba a cargo de la provincia”, refieren en el libro Historia de los Barrios Neuquinos. La sala quedó inaugurada en septiembre de 1972. Luego vino el centro comunitario, la sede de la comisión vecinal, el club deportivo y todas las instituciones que forjaron el espíritu solidario de sus vecinos. Según el censo de 2001, Villa Florencia cuenta con 3.793 habitantes, lo que representa el 1.8 por ciento de la población total de la ciudad.

En el sector había tres chacras.


Comentarios


Vecinos de un siglo