Vecinos y familias se unen para comprar en mayoristas

Es la estrategia adoptada.



#

Los hipermercados de Neuquén dejaron de ser sólo para los comerciantes, las familias acuden cada vez más.

¿Cómo pelearle a la inflación en Neuquén?

NEUQUÉN (AN).- Las compras en los supermercados mayoristas son un fenómeno ya instalado en la región. Se trata de una estrategia adoptada por grupos familiares o de vecinos para pelearle a la inflación y los comercios, atentos a la tendencia, se han adaptado para captar también a esos clientes.

En Neuquén capital hay tres supermercados mayoristas ubicados en ambos extremos de la ciudad a la vera de la Ruta 22. Si bien son similares, cada uno de ellos cuenta con sus propias condiciones de venta.

“Nosotros tenemos una compra mínima de 500 pesos pero sólo para nuestra sucursal de Neuquén”, explicó el encargado de una de las cadenas nacionales mayoristas. “También tenemos productos que sólo se venden por bulto cerrado y otros que pueden ser por unidad, está todo detallado en las góndolas”, agregó.

Como medio de pago aceptan efectivo, débito, cheques personales y la tarjeta de crédito propia.

En el otro extremo de la ciudad uno de los mayoristas no exige compra mínima pero sí la compra por bultos cerrados o unidades mínimas por producto. Ofrece la posibilidad de pagar con tarjetas de débito y de crédito.

Cada grupo familiar elige el supermercado según la cercanía, la accesibilidad, la conveniencia en precios o la modalidad de compra. “Me gusta venir acá porque tenés una compra mínima accesible y muchos productos que se pueden comprar sueltos. Llevo para mi familia e incluso le mando encomiendas a mis hijos que estudian en otra localidad”, contó Aída. Agregó que al supermercado minorista sólo acude por sachets de leche y compras casuales.

Este tipo de compras las personas las realizan como mínimo una vez cada 2 meses. “Con mi esposa venimos siempre cada mes y medio, elegimos este híper porque no tienen compra mínima y con adquirir 3 unidades por producto basta”, explicó José quien con su mujer suelen ir con el efectivo justo y hacer la compra para ellos.

“Somos tres familias que hacemos un pedido grande, yo soy el encargado de hacer la compra y después repartimos. Los precios son más bajos y las compras nos rinden más”, explicó David. “Soy de Rincón de los Sauces pero cada vez que vengo a visitar a mi familia aprovecho para pasar, compro sobre todo la carne envasada y alimentos no perecederos, me conviene más económicamente”, explicó Ayelén a la salida del híper.

Algunos de los complejos ofrecen su propia marca y tarjeta de compras como estrategia de fidelización de sus clientes. “Nosotros tenemos un ‘pasaporte’ para realizar la compra, es una credencial personal que adquirís por única vez y lo pasás cada vez que venís, así se agiliza el pago y les ofrecemos diferentes ofertas. Además, a nosotros nos queda un registro de nuestros clientes”, explicó el gerente de uno de los hipermercados del oeste.


Comentarios


Vecinos y familias se unen para comprar en mayoristas