Argentina también se sube a la movida eléctrica



1
#

2
#

Chery e-Q, uno de los preferidos en el mercado chino.

3
#

4
#

Toyota Prius, disponible.

Una de las principales trabas que presenta hoy la comercialización de los vehículos eléctricos a nivel mundial es su precio de venta al público, bastante superior al de los autos que utilizan la combustión interna como método de propulsión.

Pero no cabe ninguna duda que el mundo automotriz marcha hacia una nueva fuente de energía, en la que el motor eléctrico tendrá una preponderancia relativa en los próximos años. Ya hay varias señales que apuntan en ese sentido.

En India, por ejemplo, el gobierno anunció un proyecto que incluye un ambicioso plan para cambiar la matriz energética que utilizan los vehículos para moverse en el país, a la que ya le puso fecha: quieren que para el 2030 el 100% de los autos que se venden en su territorio sean eléctricos.

En tal sentido, en 2014 el gobierno de la India anunció que inyectaría más de 4.000 millones de dólares hasta el 2020 para comenzar a dar los primeros pasos en este sentido. De ese monto, 2.500 millones de dólares estarían destinados para estimular la demanda de vehículos eléctricos y otros 1.750 millones de dólares para desarrollar la infraestructura de carga y para investigación y desarrollo.

Según el plan 2020 de la Misión Nacional de Movilidad Eléctrica, el gobierno planea crear una demanda potencial de 5 a 7 millones de vehículos eléctricos incluyendo autobuses, vehículos comerciales ligeros, vehículos de dos ruedas y de tres ruedas, así como coches eléctricos.

El proyecto en cuestión no es un capricho del gobierno, sino que surge como respuesta a un grave problema que afecta a su población. Según Greenpeace, hasta 2,3 millones de personas mueren anualmente de forma prematura en India por culpa de la polución del aire.

En China

También en China el tema de cambiar la matriz energética de propulsión de sus vehículos forma parte de la agenda. En este caso, se busca que para 2020 ya circulen por sus caminos y rutas 5 millones de coches eléctricos. Para conseguir el objetivo el gobierno está inyectando miles de millones de dólares en subsidios a compañías locales como BYD o BAIC para que produzcan estos vehículos a gran escala, además de dar mayor impulso a la movilidad sostenible en el transporte públicos.

Los planes de China no son una cuestión menor para la industria automotriz, ya que casi todas las terminales del mundo creen que es el mercado a conquistar debido a su gran potencial de consumo, el que queda demostrado en un dato y es que pese a tener poco desarrollo aún en la venta de autos eléctricos, en el país oriental se venden ya más coches eléctricos que en todo el resto del mundo en conjunto.

Pero las automotrices globales enfrentan un problema no menor en este país, y es que sus habitantes no son muy exigentes en materia de seguridad y diseño y al contrario de lo que ocurre en América o el norte de Europa, los modelos que están impulsando esta tecnología son marcas chinas fuertemente subsidiadas por el gobierno de ese país.

¿Y en Argentina?

Argentina parecía estar ajena a tomar alguna decisión inmediata sobre adoptar la tecnología eléctrica o dar alguna señal en este sentido. Pero hace poco hubo novedades al respecto.

La más reciente fue la que se implementó a través del decreto 331/2017, mediante el cual se dispuso una rebaja de las alícuotas a vehículos fabricados fuera del Mercosur que se impulsen con motores eléctricos, híbridos o mediante celdas de combustible (hidrógeno). Dicha rebaja de los derechos de importación extrazona pasó del 35% inicial a 5% para el caso de los vehículos híbridos y del 2% para Vehículos eléctricos a batería o a celdas de combustible (hidrógeno), completos totalmente armados (CBU) o Vehículos eléctricos a batería o a celdas de combustible (hidrógeno), completos totalmente armados (CBU) y que tengan una capacidad de carga máxima inferior o igual a 1,5 t.

Mientras que los vehículos híbridos, eléctricos a batería o a celdas de combustible (hidrógeno) completos semidesarmados (SKD) o completos totalmente desarmados (CKD) no tributarán alícuota.

El objetivo de la decisión gubernamental apunta a estimular la creación de un mercado que permita difundir el uso de las nuevas tecnologías y propiciar el desarrollo de una industria local de estas características.

La reducción de derechos de importación prevista es, en principio, para un tope máximo de 6.000 unidades durante un período de 36 meses y sólo pueden aplicarla las terminales automotrices radicadas en la Argentina, entre las que hoy se cuentan a Agrale, FCA (Fiat y Chrysler), Ford, General Motors (Chevrolet), Honda, Iveco, Mercedes-Benz, Nissan, las del grupo PSA que engloba a Peugeot, Citroën y DS, Ralitor (JMC, DFM, Foton, Baic y Kandi), Renault, Scania, Toyota, Volkswagen (más Audi y Seat) y la recientemente autorizada Zanella.

Según el decreto en cuestión, el gobierno se reserva la facultad de reducir el volumen de unidades que podrán ingresar al país con dicho beneficio, aunque no habla sobre la posibilidad de ampliar esa cantidad, al menos en el lapso de tiempo acordado.

Algunos que llegarían

y otros que ya están

Datos del sector

“Para la actividad logística empresaria, el vehículo eléctrico representa una reducción de costos”

Alejandro Jasiukiewicz, gerente general de DHL Express.

Datos

Los cuatro vehículos que estarían en condiciones de comercializarse en el mercado argentino y gozar de los beneficios que establece el decreto 331/17 son los siguientes:
• Toyota Prius, híbrido, con un motor térmico de 1.8 litros y uno eléctrico. Ya se vende en el mercado argentino y vale 62.400 dólares.
• Volkswagen Touareg Hybrid, que ya estuvo en el mercado local pero se dejó de importar por su alto valor de venta.
• Nissan Leaf, uno de los pioneros en el desarrollo de un motor eléctrico para el segmento de los más chicos.
• Renault Kangoo Z.E., con planes de inicio de comercialización antes de que finalice el 2017.
6.000
unidades híbridas, eléctricas o impulsadas a hidrógeno podrán ingresar sin impuestos al país según el decreto.
62.400
dólares es el valor actual del Toyota Prius que se ofrece en el mercado argentino.
u$s 100
millones es la inversión inicial que realizará la automotriz china BYD autorizada por el gobierno argentino a producir autobuses eléctricos en el país.
“Para la actividad logística empresaria, el vehículo eléctrico representa una reducción de costos”

Comentarios


Argentina también se sube a la movida eléctrica