Veinte años sin Warhol

Convirtió los íconos de la sociedad en arte. Más actual que nunca, sus obras valen millones.




#

Andy Warhol, un artista que tuvo mucho más que quince minutos de fama. El "Mao" de Warhol, de 1972, se vendió en Nueva York en 17 millones de dólares.

NUEVA YORK (DPA).- Con la muerte de Andy Warhol hace 20 años, el mundo perdió al máximo y más famoso representante del arte pop. Warhol, que falleció el 22 de febrero de 1987, llevó al museo los objetos cotidianos. Sus cuadros de latas de sopa, de billetes de dólares, de cajas de jabón y los retratos de famosos se venden hoy mejor que nunca.

Un "Mao" de 1972 alcanzó hace poco en Nueva York nada menos que los 17 millones de dólares (13 millones de euros). El comprador fue un millonario de Hong Kong.

Hace diez años todo era muy diferente, y no se podían hacer grandes negocios con Warhol. Por ejemplo, en 1994 en una subasta de primavera, Sotheby's no pudo vender diez de 12 obras ofertadas y por un "Double Elvis" (1963) no se llegó ni a la mitad del precio de salida.

En cambio, hoy innumerables galerías de Nueva York homenajean a Warhol, el despreocupado cronista del mundo de consumo occidental, en el 20 aniversario de su muerte.

El Museo Warhol de Pittsburgh ha organizado la mayor exposición nunca vista en Rusia sobre su obra, en la que se muestran, además de pinturas y serigrafías, una serie de sus películas poco conocidas y material de archivo.

La 57 edición de la Berlinale presentó además el filme "A Walk into the Sea: Danny Williams and The Warhol Factory", un documental sobre el amante de Warhol, Williams, y su vida a la sombra del maestro.

También se exhibió en Nueva York una nueva cinta sobre Edie Sedgewick, la más estridente de las "starlets" de Warhol. "Factory Girl", del director George Hickenlooper y con Sienna Miller como protagonista, retrata al ícono del pop como un vampiro emocional que utilizaba y luego dejaba caer a sus acompañantes.

Nadie duda ya de que Warhol era un genio. Su estética radical ("todo es bello") determinó su trabajo con otros medios. En su sede de operaciones, la Factory (fábrica), creada a principios de los años 60 en Nueva York, surgieron una banda de rock (Velvet Underground), una discoteca y polémicas películas de culto de la escena under estadounidense.

Su filme de cuatro horas "The Chelsea Girls" (1966/67) fue un éxito de taquilla. "Flesh" y "Trash", que le siguieron, generaron una auténtica conmoción por el contenido sexual explícito.

Sobre los inicios de su biografía, los expertos se ven obligados a hacer conjeturas, porque el artista jamás los aclaró. Como fecha de su nacimiento se habla del 6 de agosto de 1927 o del 8 de agosto de 1931. Como lugar de nacimiento los medios estadounidenses consignan ya la ciudad minera de Pittsburgh o la elegante Filadelfia, ambas en el estado de Pennsylvania.

Su padre, que murió en 1942, se llamaba o bien Andy o James, fue obrero de la construcción o minero. La madre de Warhol señaló en una entrevista que ella y su marido emigraron en 1921 de Checoslovaquia a Estados Unidos.

En cambio, sus años posteriores no están en duda. Tras la escuela, Warhol estudió diseño gráfico en el Instituto Carnegie de Tecnología (Pittsburgh). En 1949 se mudó a Nueva York, donde vivía con su madre. Primero trabajó como gráfico para publicidad para una firma de zapatos, pero comenzó a hacerse pronto un nombre con ilustraciones para revistas como "Vogue" y "Harper's Bazaar".

En 1961, según relataba el propio Warhol, un marchante lo instó a pintar lo que más le importaba en el mundo. A causa de ello comenzó a realizar los cuadros de gran formato con billetes y latas de sopa Campbell, que había consumido como almuerzo durante años.

La reproducción de lo cotidiano lo convirtió en el "anti-artista".

En 1962 estuvo representado con obras en la exposición de Nueva York dedicada a los "nuevos realistas" y se convirtió pronto en uno de los líderes de ese movimiento vanguardista.

El artista murió por un paro cardíaco durante una sencilla operación de vesícula.

 

GISELA OSTWALD


Comentarios


Veinte años sin Warhol