YPF: vende más caro, gana menos

YPF sufrió en el primer semestre los efectos de la inflación y el parate en la actividad. Por primera vez desde la estatización, la petrolera cerró un trimestre con pérdidas por $ 753 millones.

Nunca antes desde que YPF volvió a manos del Estado nacional se había registrado una situación semejante: al finalizar el segundo trimestre del año, el balance de la petrolera arrojó pérdidas por 753 millones de pesos.

La recuperación de YPF fue una de las naves insignias de la política energética durante el último mandato kirchnerista. La empresa mostró un crecimiento en su producción durante los tres primeros años en manos del Estado. Pero las malas decisiones de inversión, la caída del precio del crudo en el mercado internacional y la inestabilidad política e institucional llevaron a YPF a incrementar su deuda de forma inconsistente, sin que ello se tradujera en resultados.

Tal fue el contexto en el que la nueva gestión tomo el mando de la compañía. Sabido es que la visión del ministro de Energía Juan José Aranguren respecto del rol de la petrolera nacional dista de la de sus antecesores. El funcionario, ex-CEO de la angloholandesa Shell, apuesta por una empresa pequeña, eficiente, manejada de acuerdo con los estándares internacionales.

Sin embargo, pese a las intenciones de renovación con las que el nuevo gobierno desembarcó, la coyuntura de la economía nacional pudo más. La evidente caída en el nivel de actividad registrada en los primeros seis meses del año, sumada al fuerte incremento en el nivel general de precios, terminó por mellar las utilidades de YPF.

Si se observan en detalle los resultados consolidados del primer semestre, resulta que los ingresos ordinarios de la compañía crecieron un 32,7% en relación al mismo período del 2015, lo que implica, con una inflación acumulada del 42%, una baja real del 10%. Pero si a la vez se tiene en cuenta que durante el último año la empresa subió un 38% el precio del gasoil y un 42% el de la nafta, la baja real en la facturación sólo puede ser atribuida al parate en el nivel de actividad que tiene lugar este año. En efecto, las ventas de productos refinados en el mercado interno cayeron en volumen un 52% entre enero y junio del 2016 respecto del mismo período del 2015.

Fue la misma inflación que carcomió los ingresos de la petrolera nacional la que afectó también los costos de la compañía. Los mismos crecieron un 45,6% en el primer semestre del 2016.

Tal evolución explica gran parte del desplome de las utilidades netas de YPF. Las mismas se redujeron un 97,7% durante el último año.

La producción por su parte se mantuvo prácticamente en el mismo nivel que el año pasado, aumentando sólo un 0,8% en volumen.

Al analizar la deuda de la empresa estatal, resulta que las acreencias en pesos crecieron un 64% entre el primer semestre del 2016 y el mismo lapso del 2015.

Si se nomina en dólares, y gracias a la devaluación del mes de enero, los pasivos se redujeron en 274 millones de dólares.

Los pasivos pesificados también tuvieron influencia en los resultados del balance, ya que existe un desacople, tras la devaluación, entre las deudas que mantenía YPF en dólares y los ingresos que sólo recibe la empresa en pesos.

A esto hay que sumarle un mercado interno deprimido.

Datos
Coyuntura difícil
Los ingresos de YPF cayeron 10% en términos reales durante el primer semestre del año.
Las ventas al mercado interno, en volumen, se desplomaron un 52%.
En el mismo lapso, los costos operativos crecieron 45,6%.
La producción en volumen se mantuvo igual que en el primer semestre del 2015.
En números
753
millones de pesos perdió la petrolera argentina en el segundo trimestre.
“La estatización de YPF es una de las manchas que le costaron muy caro a nuestro país, no sólo reputacional sino financieramente”.
Alfonso Prat Gay,
ministro de Hacienda,
ante empresarios españoles.
redacción central

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.