Vendieron sin aviso chacra de la comunidad Puel

Las tierras eran una compensación por Villa Pehuenia.



#

“Nos sacan la chacra que nos dieron por Pehuenia, que nos devuelvan Pehuenia”, planteó el lonco mapuche Alfredo Catalán (de boina).

Matìas Subat

CHINA MUERTA (AN).- “Uno siempre pensaba en las que cosas que le hicieron a los viejos, en cómo los engañaron, y pensábamos en que ellos no tenían cómo defenderse; pero un buen día nos enteramos de que nos habían sacado estas 25 hectáreas a nosotros mismos, como lo hicieron con ellos”.

Alejandro Catalán camina sobre la gramilla de la chacra de su comunidad mapuche (Los Puel) en China Muerta, y acomoda su melena crespa como para ahuyentar el fastidio. A los 37 años se ha encontrado con un despojo que no está dispuesto a soportar.

La historia tiene su complejidad pero se puede sintetizar así: En los ‘80 les sacaron tierras para fundar Villa Pehuenia y como compensación le dieron una chacra en China Muerta que en 2010 en un tris les quitaron por ordenanza.

Alejandro y Alfredo Catalán están a pocos metros del río Limay y a pasitos de una laguna que parte la chacra que en 1984 el entonces gobernador Felipe Sapag entregó en compensación a la comunidad mapuche Puel a cambio de las tierras donde hoy se asienta gran parte de Villa Pehuenia.

En superficie, los Puel entregaron tres veces más que el espacio de esta chacra que, se enteraron hace un año, el municipio de Plottier vendió como si fuera propio a la pareja de un ex jefe de la Policía de Neuquén y a una periodista que trabajaba para un canal comunal de esa localidad durante la gestión del ex intendente Sergio Gallia.

“Claro que siempre tuvimos presente que esta es nuestra tierra, y aunque no vivamos acá siempre nos pegamos una vuelta; y de hecho hay un hombre que cuida la chacra y siembra alfalfa. Lo que no sabíamos es que la habían loteado, como si nada; sin aviso ni intimación ni nada que se le parezca”, agrega Alejandro, tesorero de la comunidad que -entre otras cosas- administra el parque de nieve Batea Mahuida.

“Si nos sacan la chacra que nos habían dado para quedarse con las tierras que ahora son de Villa Pehuenia, que nos devuelvan las tierras de Villa Pehuenia, que eran la tierras de invernada de nuestros abuelos”, afirma calmo Alfredo Catalán, de 30 años, el lonco de la comunidad Puel, una agrupación que históricamente está asentada a unos 350 kilómetros de este manchón verde en China Muerta.

“No lo entendemos, no entendemos lo que han hecho”, dice el joven lonco.

El gobierno de Sergio Gallia tuvo una característica muy definida. Por unos pocos pesos para la comuna, hoy quebrada, durante su gestión se vendieron una importantísima cantidad de lotes y terrenos, y se terminó con muchas chacras. Y una de las claves de la acción estuvo en el Concejo Deliberante que motorizó las normas sin ningún cuestionamiento.

Así, la comuna vendió la chacra del lote H que en 1984 Felipe Sapag cedió a Vicente Puel, el primero era gobernador y el segundo el cacique (tal como figura en el documento original) de la comunidad mapuche Puel de Villa Pehuenia.

A través de la ordenanza 3089/10, el Concejo Deliberante de Plottier desadjudicó las 25 hectáreas a la comunidad Puel. Y en una norma siguiente le adjudicó ocho hectáreas del mismo lote a los mapuches, vendió cinco hectáreas a Cecilia Rodríguez (no figura a qué precio) y otras dos a Elizabeth Dziadek en 2.000 pesos pagaderos en doce cuotas con un interés del 4% anual. Algo así como 170 pesos mensuales para los lotes ubicados junto a uno de los más bellos tramos del río Limay.

Por tratarse de tierras de un pueblo originario y por el carácter que se les reconoce a las mismas en la Constitución Nacional y en la provincial, la chacra de los Puel no se puede vender, ni siquiera con la aprobación del lonco y de resto de la comisión directiva. Pero no hubo trabas.

“Es chocante lo que pasó, por todo lo que la comunidad nuestra le ha cedido a la provincia, ni siquiera una notificación hubo. No digo tanto por los que compraron que querían dividir enseguida, porque quizás ellos compraron de buena fe, pero la municipalidad no nos informó nada de nada. El Estado nos quitó a antes, el Estado nos quita ahora”, sentencia Alfredo Puel.

RODOLFO CHÁVEZ

rchavez@rionegro.com.ar


Comentarios


Vendieron sin aviso chacra de la comunidad Puel