Verani afirmó ante el FMI que no quiere 'caridad' sino una 'oportunidad'

El gobernador afirmó que Río Negro "hizo y seguirá haciendo" para ampliar la reforma. Pidió a la Nación que contribuya a aliviar el "estrangulamiento financiero" del interior.



WASHINGTON (DyN, Enviada Especial y AV).- El gobernador Pablo Verani aseguró ayer en esta capital y ante los representantes del Fondo Monetario Internacional que “no quiere caridad sino una oportunidad para Río Negro. Hemos demostrado que hicimos y ahora estamos dispuestos a seguir haciendo lo que corresponde para profundizar el proceso de reforma que encaramos” , afirmó.

Esas fueron las palabras más impactantes que eligió el gobernador para resumir conceptualmente el eje de su exposición en la Asamblea Anual del FMI y del Banco Mundial.

Además, el mandatario rionegrino reclamó al gobierno nacional, que en forma conjunta con las administraciones del interior, encare el problema de la deuda para aliviar “el estrangulamiento financiero” que vienen soportando.

Ese mismo reclamo de “oportunidad” lo precisará hoy Verani ante la máxima conducción del Banco Mundial.

En un encuentro privado, se justificará por las metas incumplidas (afirmó ayer que “ejecutará las acciones comprometidas”), reclamará el tercer desembolso de 25 millones para “antes de fin de año” y solicitará otro plan de financiamiento para su segundo mandato, por otros 100 a 125 millones.

Verani formuló estos dichos en un Seminario sobre las Transformaciones y Reformas de los Gobiernos Provinciales, que se realiza en esta capital en el marco de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial.

Antes del gobernador, habló ante los representantes del FMI el ministro del Interior, Carlos Corach.

Más reforma

En su discurso, el gobernador aseguró que el eje de su segunda gestión se basa en perseguir un equilibrio fiscal “en la medida que se adopte una adecuada política de gestión de la deuda pública provincial”. Lo que -para Verani- hace imprescindible “impulsar una estrategia conjunta que involucre al concierto de las provincias y al gobierno nacional en el tratamiento de la deuda a fin de encontrar una solución acorde al problema”.

El mandatario dijo que la nueva etapa está destinada a “la conclusión de los grandes cambios ya que comienza el ciclo de sintonía fina de la política de reforma”.

Luego, Verani prometió que profundizará el proceso de reforma, lo que permitirá mejorar la prestación de los servicios públicos.

“Nuestra provincia no quiere caridad sino una oportunidad. Hemos mostrado que ya hicimos y ahora estamos dispuestos a seguir haciendo lo que corresponde”, se comprometió ante un gran auditorio integrado por autoridades de los organismos financieros, pero también por empresarios e inversores internacionales.

También, Verani advirtió que Río Negro no puede “alcanzar el éxito sola. Las autoridades nacionales y los organismos internacionales de crédito son actores claves para dar una solución definitiva y solidaria de manera de aliviar las penurias y el estrangulamiento financiero que consume nuestros esfuerzos y cercena nuestras expectativas”.

Recordó que Río Negro recibió a principio de año el segundo tramo del Banco Mundial y que “está quedando pendientes de ejecutar acciones comprometidas que permitan a la provincia contar con los fondos remanentes aún no desembolsados”, otros 25 millones.

Temor por la exclusión

Al insistir en su reclamo de mayor acompañamiento del Banco Mundial, Verani advirtió que “la falta de continuidad en las políticas adoptadas redundará en un resultado no deseado: mayor concentración económica y exclusión social”.

En el marco de los contactos con esa entidad, el ministro de Economía José Luis Rodríguez confirmó para hoy la reunión privada de Verani -acompañado por el economista de la Alianza José Luis Machinea- con las máximas autoridades del Banco Mundial. Entre ellas, el vicepresidente David De Ferrantis y la directora para Latinoamérica y el Caribe, Mirna Alexander.

En ese encuentro, el gobernador justificará los incumplimientos y pedirá que se desembolse antes de fin de año el último tramo de 25 millones del primer programa de 75 millones.

Además, comenzaría a gestionar otro nuevo crédito -que sería de 100 a 125 millones- para que la provincia continúe con el programa de reformas estructurales.

La situación de Río Negro es ajustada ya que posee un pasivo cercano a los 1.000 millones y tiene gran parte de los recursos de coparticipación retenidos por su endeudamiento.

El gobernador pedirá un rápido desembolso de 25 millones de pesos

La reformulación de las “metas incumplidas”, el “rápido desembolso” de 25 millones y un nuevo programa de financiamiento serán los pedidos que hoy planteará el gobernador Pablo Verani a las máximas autoridades del Banco Mundial.

En la delegación rionegrina se destacó el cónclave de hoy en la relación con la entidad financiera, como también, para las pretensiones de Río Negro. Por eso, el mandatario solicitó al economista José Luis Machinea que lo acompañe, pero hasta anoche no estaba confirmada la presencia de quien sería el ministro de Economía de la Alianza en caso de que la coalición triunfe el 24 de octubre. En lo político y en lo técnico, esa asistencia será importante en respaldo a la estrategia rionegrina. Pero, existía optimismo en la concurrencia de Machinea, quien fue por dos años asesor del gobierno de Río Negro aunque en 1.998 renunció algo molesto porque quedó involucrado en la polémica operación del Cedepre.

La delegación provincial estará integrada por Verani, el ministro José Luis Rodríguez y el Coordinador de los Programas del BM en Río Negro, Oscar Gómez. Los anfitriones serán el vicepresidente de la entidad, David De Ferrantis y la Directora para Latinoamérica y el Caribe, Mirna Alexander.

Los rionegrinos llegan al encuentro con “algunos gestos favorables” de los técnicos. El 2 de setiembre, Rodríguez y Gómez anunciaron en Buenos Aires un aparente respaldo de Mark Hagerstrom, representante de la entidad en Argentina y otros países latinoamericanos. Después, el último jueves, Rodríguez compartió el vuelo a Washington con Alexander y también pareció advertir otro espaldarazo a los objetivos de Río Negro.

En principio, Verani pretende que De Ferrantis ratifique que “antes de fin de año” se concretará el tercer desembolso del Banco Mundial por unos 25 millones de pesos.

Esa medida habría sido aceptada -técnicamente- por Hagerstrom, pero falta aún la decisión política de la conducción de la entidad.

Esa determinación debe encuadrarse en la reformulación de metas y acciones por parte de Río Negro.

De allí a que se espere que el gobierno de Pablo Verani plantee un debate más amplio y general, que incluya otro programa de financiamiento del BM y nuevos objetivos de reformas provinciales. Un documento de los técnicos rionegrinos quieren otro financiamiento de 100 a 125 millones, los cuales, se sumarían a los 75 millones del primer plan. Río Negro ya recibió 50 millones y pretende embolsar los otros 25 millones antes de fin de año.


Comentarios


Verani afirmó ante el FMI que no quiere 'caridad' sino una 'oportunidad'