Verza, un verdadero gladiador

Cuando Carlos A. Verza tomó la decisión de participar del Rally Dakar muchos ni se imaginaron que este chaqueño, que por su trabajo se radicó en 25 de Mayo, iba a asumir el desafío sin auxilios, sólo con su quads y una caja de herramientas. Eso fue lo que hizo y se convirtió en uno de los personajes de la apasionante travesía. Con el paso de las etapas, su historia se hizo conocida y se convirtió en un auténtico gladiador, que enfrentó y superó cada una de las adversidades que encontró en su desafío. Verza tenía muy claro cuál era su objetivo antes de largar la prueba en Buenos Aires. Quería completar la mayor cantidad de etapas posibles y sumar experiencia. Fueron pasando las etapas, cayéndose muchas de las figuras no sólo en quads, sino también en autos y motos, pero Verza siguió firme, con un cuatri que tuvo que soldar en reiteradas oportunidades, pero que se bancó la exigencia. Cuando aún estaban en suelo chileno, Verza afirmó que “ahora mi objetivo es pegar la vuelta y, si se puede llegar a Buenos Aires”. El Gladiador cumplió con su objetivo, conoció desde adentro lo que es el Dakar, pero más que nada lo que es encarar la prueba sin compañía, sólo con su cuatri y la solidaridad de sus colegas para dar una mano. De regreso en Buenos Aires, no ocultó su felicidad por lo que fue una hazaña y hasta se ilusionó con otra experiencia en el Dakar, aunque con un equipo y todo. Se lo ganó.


Comentarios


Verza, un verdadero gladiador