Viaje narcótico por el dub de los simios

El fenómeno Gorillaz no quiere enfriarse. Luego del disco multiplatino y la colección de rarezas y remixes "G-Sides", se editó una reconstrucción de las composiciones del debut en clave de dub.

Gorillaz apareció como un éxito impensado en el mundo musical. Un grupo que no tiene integrantes físicos sino virtuales, que no hace un producto comercial, que no da reportajes ni conferencias, no puede vender millones de discos.

Pero la verdad es que en un panorama tan alicaído como el del rock, que aún ostenta como sus mayores potencias las banderas del rock duro (en cualquiera de sus versiones) o las bobaliconas agrupaciones para "teens", una propuesta distinta y fresca arrasó con todo.

Así fue como en la primera entrada, con un disco de excelente nivel y con grandes dosis de experimentación, el combo simio se encaramó en los rankings e hizo cantar hasta a la abuelita.

Pero mientras los cráneos de Gorillaz (Damon Albarn, Dan The Automator, Hewie Lewitt) dan vía libre a la ultra expansión de sus personajes mediante muñecos y un largometraje, la música sigue sonando.

Luego del disco debut salió a la venta "G-Sides", una interesantísima compilación de lados B y remixes, que aporta lo más extremo del universo "gorilla" en composiciones oscuras como "Film music", "Faust" y "The sounder", junto a varios remixes demoledores.

Pero esto no era todo. En secreto, tres dj's denominados como los SpaceMonkeyz emprendieron un viaje mental a Jamaica con las cintas del primer disco de la banda. El trabajo que han realizado es en realidad más cercano a las re-versiones o reconstrucciones, ya que hasta los hits "19/2000" y "Clint Eastwood", están casi irreconocibles. Muchos brasses, todo el ritmo del dub, en un ambiente espacial y atmosférico. "M1A1", aquí llamada "Lil' Dub Chefin" -todas las canciones han sido renombradas- es el primer simple.

Por supuesto, una historia acompaña al disco. Tres primates mutantes -enviados al espacio durante la Guerra Fría- han regresado a la Tierra luego de un tour interplanetario buscando a su líder espiritual, la perra "Laika". En un intento por publicitar su causa, "D-Zire", "Dubversive" y "Gavva" se apoderan de la grabación multiplatino de Gorillaz y lanzaron su nueva versión del álbum a las ondas radiales de la Tierra.

"Laika come home" es una apuesta total, una re-visión que explota al máximo el potencial del grupo y que confirma que las grandes composiciones pueden soportar airosamente distintos estilos.(I.A.)


Comentarios


Viaje narcótico por el dub de los simios