Videla, enterrado en secreto en un sitio privado en Pilar

La Justicia tiene dudas porque el cementerio lo niega



#

El destino del cuerpo del dictador había generado algunos inconvenientes, por ejemplo en Mercedes.

AP

BUENOS AIRES (DyN).- El dictador Jorge Rafael Videla, fallecido en una celda donde cumplía prisión perpetua, fue enterrado en secreto el jueves pasado en un cementerio privado de Pilar, provincia de Buenos Aires, informó ayer el ministerio de Justicia y Derechos Humanos. “Videla fue sepultado en el cementerio Memorial de Pilar (45 km al noroeste de Buenos Aires) el 23 de mayo”, indicó el portal Infojus, que depende de la cartera judicial. La inhumación se realizó “el mismo día en que fue retirado (por la familia) de la morgue judicial”, donde se le practicó una autopsia luego de su muerte en el baño de su calabozo. Un hijo del fallecido dictador informó a la Justicia que su padre fue inhumado en el cementerio Memorial, del partido de Pilar, pero esa empresa fúnebre lo niega. Así pudo saber la agencia DyN consultando fuentes del juzgado federal número 3 de Morón y mediante una conversación telefónica con una empleada del camposanto que negó la inhumación allí de Videla. Ante las dudas, el juez federal subrogante de Morón Juan Pablo Salas pidió al cementerio “Memorial” que con “carácter urgente” remita al juzgado “toda la información sobre el lugar exacto de inhumación”, indicaron las fuentes. Pedro Videla se presentó ayer a la mañana en el juzgado y entregó en mesa de entradas un “certificado del Registro Civil de Marcos Paz disponiendo el traslado del cuerpo (del ex dictador) al Memorial de Pilar”, con fecha “jueves 23 de mayo”. Sin embargo, en esa necrópolis privada una recepcionista aseguró que “ni aquí ni en Jardín de Paz tenemos registro de que haya ingresado” el cuerpo de Videla, que por orden judicial no puede ser cremado. Videla murió el viernes 17, entre las 6 y 8.30, en su celda del pabellón de condenados y procesados por delitos de lesa Humanidad, que hay en el penal federal de Marcos Paz, donde cumplía una condena unificada a reclusión perpetua. Sus restos fueron trasladados ese mismo día a la morgue judicial de Buenos Aires, donde se le realizó una autopsia que confirmó que el dictador murió como consecuencia de un paro cardíaco derivado de una caída que había sufrido el 12 de mayo y le había producido fracturas en la pelvis y una costilla y hemorragias internas.


Comentarios


Videla, enterrado en secreto en un sitio privado en Pilar