Viedma, a todo jazz y bossa nova

#

Marcela Monreal se presentará bajo la dirección musical de Tato Finocchi.

VIEDMA (AV).-Mañana, a partir de las 20, en una función a beneficio de la Asociación Viedmense Amigos del Diabético ( AVIADI) en el Centro Municipal de Cultura, se presentará la cantante Marcela Monreal, bajo la dirección musical del maestro Tato Finocchi.

Esta es la segunda edición en la que el jazz es puesto al servicio de una causa solidaria. El año pasado, la beneficiada fue la Unidad de Sida del Hospital Artémides Zatti. La idea, desarrollada por la licenciada Beatriz Coccía, pretende ser un gesto de reconocimiento a entidades que trabajan el la comarca Viedma-Patagones, por la salud de la comunidad.

En entrevista a "Río Negro", Nicolás Arce, presidente de AVIADI desde el 2004, resaltó la iniciativa y destacó que "todos los ingresos que se recauden en este evento van a pasar a formar parte de los gastos que tenemos en nuestro funcionamiento diario, en todo lo que tiene que ver en la educación y la prevención de la diabetes, además del mejoramiento de las condiciones de vida de las personas con diabetes"

Arce agregó además que "esto cumple una doble función para el público que asista: ver un espectáculo de primera calidad y colaborar con una organización que está haciendo algo a favor de la salud de la sociedad de Viedma y de Patagones".

La cantante Marcela Monreal nació en La Plata, en el seno de una familia de músicos de gran renombre. Su padre es el maestro Oriente Monreal, autor de numerosas obras y arreglos para coros, y fundador del movimiento coral platense junto al maestro Kubic. Es profesora universitaria de inglés y directora de coros.

Junto a la cantante y al maestro Finocchi, también estarán mañana en esta cita con el jazz y la bossa nova, Mariano Munughini en trompeta, Jorge Oss en bajo, Daniel López en batería, y Rodrigo Barrientos en saxofón.

Las entradas para el espectáculo se pueden adquirir en la Confitería Nuevo Comahue, el video Atlantis o en el mismo lugar de la función, a veinticinco pesos.


Comentarios


Viedma, a todo jazz y bossa nova