La conectividad aérea desde Viedma es una deuda todavía pendiente

Sólo tiene presencia Aerolíneas Argentinas con vuelos ida y vuelta a Buenos Aires cuatro veces por semana: domingo, lunes, miércoles y viernes.

Las empresas privadas bajo costo ya autorizadas no tienen fecha de comienzo de sus operaciones. La ruta entre la capital y Bariloche no volverá por ahora.

18 may 2018 - 00:00

Viedma sigue limitada a los vuelos de Aerolíneas Argentinas, centrados en la ruta a Buenos Aires después de la suspensión de su conexión con Bariloche, a fines del año pasado. Además, las líneas privadas habilitadas aún no comenzaron con sus servicios a la capital rionegrina, incluso se conoció que LASA postergó su puesta en marcha.

Cuatro servicios cumple la empresa nacional entre Viedma y Buenos Aires, con su regreso. No hay vuelos martes, jueves y sábados. Hasta el año pasado, el único vuelo conectaba con Bariloche, ofreciendo un vínculo entre ambas ciudades rionegrinas.

En las últimas semanas, Aerolíneas ratifica que esa conexión –difícilmente– se recupere mientras que las empresas, de bajo costo, habilitadas no parecen interesadas en la rápida implementación de sus servicios con Viedma, según las autorizaciones de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Seis empresas, de bajo costo, tienen autorizaciones para cumplir con conexiones con Viedma, como Avian, Alas del Sur, Flybondi, Lasa, Norwegian y Sapsa (Servicios Aéreos Patagónicos).

Ninguna confirmó cuándo iniciarán sus operaciones. Incluso, Lasa adelantó que demorará sus iniciales plazos. Esa línea había anunciado unir Viedma y Bariloche en un anillo con Neuquén y Comodoro Rivadavia. Ahora, la empresa argumenta que no cuenta con suficiente apoyo de la provincia aunque el gobierno rionegrino advierte que esa aerolínea “solicitó un subsidio, sin asumir riesgo empresarial”.

La expectativa se reinstaló últimamente con la oficialización de la puesta en marcha de vuelos regionales, a partir del 6 de julio, siempre considerando sus frecuencias asignadas. Las primeras rutas –que operarán con aviones Embraer (ERJ 145), de 50 plazas– comprenden destinos del Norte de la Patagonia, una conexión con Santa Rosa, Mar del Plata y un salto hacia Chile.

En diálogo con “Río Negro”, el CEO de Lasa, Jan Silenzi advirtió que la ruta de Viedma-Bariloche no estará en un principio disponible. “Por el momento no es rentable, y se prevé para más adelante, porque estuvimos con el gobernador Alberto Weretilneck y la ministra de Turismo, Arabela Carreras, pidiendo apoyo, pero no hemos tenido respuestas”. Negó que hubiesen pedido subsidios mientras insistió en retomar “conversaciones con la Provincia”, deslizando una competencia en el trato por la aparición de Vía Bariloche –Sapsa con aviones Metro III, de 19 pasajeros– por frecuencias similares.

La ministra Carreras planteó otra óptica distinta. “Solicitaron –apuntó– alguna forma de subsidio estatal o compra de 20 pasajes, sin asumir riesgo empresarial porque a su criterio sólo pueden subir 16 pasajeros en promedio, y en consecuencia no pudimos avanzar porque nosotros no estamos en condiciones” de un aporte. Explicó que, como alternativa, “le ofrecimos incorporar a la empresa a una lista de promociones que incluyen estadías en hoteles para los pasajeros de esa línea y rebajas de un 50% en excursiones a sus clientes” pero “subsidio estatal no, porque habría un desequilibrio (con otras empresas)”.

La ministra consideró que “por supuesto que nos interesa la frecuencia (que abandonó Aerolíneas Argentinas por baja rentabilidad), por lo tanto hay que esperar que ellos se fortalezcan”.

El dato
6
empresas low cost tienen autorización para cumplir conexiones con Viedma. Ninguna empezó aún.
“La ruta de Viedma-Bariloche no es rentable. Pedimos apoyo al gobernador Weretilneck y a la ministra de Turismo, Arabela Carreras, pero no hemos tenido respuestas”.
Jan Silenzi, ceo de la empresa Lasa.
Viedma

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.