Villa La Angostura espera una temporada récord

La pintoresca localidad neuquina acrecienta temporada tras temporada su capacidad hotelera y de servicios. En seis años pasó de una oferta de 629 camas a más de 1.800 y sigue en aumento. Además, los servicios se han incrementado de manera notable, incluyendo gastronomía y otras prestaciones. Este año ya pasaron cerca de 40.000 visitantes, 6.000 más que en 1998.



VILLA LA ANGOSTURA .- A pesar de la crisis que con alcance desigual afecta al resto de la región, la próxima temporada estival se presenta para esta localidad con todas las perspectivas de alcanzar un nuevo récord de afluencia turística.

Villa La Angostura está considerada por sus visitantes, en general familias, como una aldea de montaña rodeada de lagos (Nahuel Huapi, Correntoso y Espejo) donde se puede disfrutar de un privilegiado contacto con la naturaleza, en un ambiente de suma tranquilidad.

Los turistas que llegan en verano tienen tantas opciones para realizar diferentes actividades recreativas como en cualquier otra localidad vecina.

Paseos y excursiones, trekking, diferentes playas, deportes náuticos y salidas lacustres, pesca, cabalgatas, mountain bike, fourtrax y distintas variantes nocturnas completan el menú de posibilidades.

Desde hace unos quince días la Dirección de Turismo municipal recibe más veinte e-mails diarios de consultas desde todos los puntos del país, además de las recurrentes llamadas y fax pidiendo todo tipo de información sobre esta localidad y sus alojamientos.

Los porcentajes de reservas son llamativos y alentadores, para las fiestas el 70% de la capacidad hotelera se encuentra ya ocupada, y una cifra del 50% de la llamada oferta formal está reservada para el mes de enero.

Diego Fernández, asesor de la Dirección de Turismo local, explicó que "las expectativas para esta temporada son excelentes a pesar del efecto Brasil y los bajos precios en ese país para los argentinos que vacacionan allá. El público que visita la cordillera y Villa La Angostura en especial, no es el mismo que va a la costa o a Brasil".

Año tras año esta localidad amplía enormemente sus plazas hoteleras y los servicios que brinda.

Seis años atrás contaba con apenas 629 camas en oferta, este año la temporada comenzará con 150 plazas más que el año anterior, lo que eleva la cifra a 1.800 camas en total.

Este dato sólo da cuenta de la oferta formal y categorizada. Hay también un altísimo índice de alojamientos que se ofrecen pero no están inscriptos como tales, estos suman 2000 camas más.

Las estadísticas dicen que desde el 1 de enero hasta el 31 de octubre pasado pasaron por la Villa 39.033 turistas, 6.000 más que durante todo el año 98, cuya cifra fue de 33.270.

Según estos datos y teniendo en cuenta los porcentajes estimativos de ocupación de los dos meses que faltan hasta finalizar el año, se calcula que al 31 de diciembre habrán visitado Angostura aproximadamente 46.000 turistas.

Sobre la base de los mismos cálculos la dirección de Turismo municipal prevé que esta localidad recibirá unos 11.000 turistas en enero próximo y 8.500 durante febrero.

Estas cifras son más que alentadoras ya que año a año el lugar va ganando un mayor número de visitantes, a pesar de que comparativamente con el año pasado los porcentajes mensuales de ocupación de éste son infinitamente menores.

Esto se atribuyó al alto crecimiento registrado en los últimos tiempos en cuanto a plazas hoteleras.

El crecimiento se advierte también en la ampliación de la oferta gastronómica, galerías comerciales, laboratorios fotográficos e incluso un mayor número de embarcaciones para la actividad lacustre.

Cada vez más servicios

VILLA LA ANGOSTURA.- Una de las constantes más notorias en esta localidad, en especial desde 1994 hasta la fecha, es la cantidad de nuevos servicios dedicados casi exclusivamente para el turismo que se inauguran temporada a temporada.

Las nuevas 150 plazas en alojamientos hoteleros se divide en su mayor parte en hosterías y cabañas tres estrellas.

Estas categorías son acordes al poder adquisitivo de la mayoría de los visitantes de la localidad catalogados como ABC1 (el de nivel de ingresos más elevado).

Aunque muchas de las inversiones que hay en esta localidad son en hotelería, en los últimos años también ha crecido enormemente la cantidad de establecimientos dedicados a la gastronomía y la prestación de servicios.

En los últimos tres años por ejemplo los establecimientos gastronómicos (restaurantes, parrillas, casas de te y bares) se duplicaron en cantidad.

En esta temporada también se duplicarán la cantidad de farmacias (aumentará de dos a cuatro) y hay cuatro futuras agencias de viajes y turismo, triplicando en este rubro el número existente hasta el momento. El "boom" se advierte en otros rubros turísticos y comerciales.

Mayores facilidades de comunicación

VILLA LA ANGOSTURA.- Hasta hace dos semanas cuando inauguró un nuevo locutorio, las colas y las demoras en los únicos dos que funcionaban hasta el momento eran una complicación en temporada para turistas y residentes.

Las quejas pidiendo al menos un locutorio más eran una constante, sobre todo en los visitantes cuando se hacían encuestas sobre los pro y los contra de esta localidad.

Normalmente en épocas de temporada para poder hablar desde locutorios había que hacer interminables colas que a veces llegaban a casi una hora de demora, ya que en toda la Villa había sólo dos locutorios con cuatro cabinas cada uno y otros cinco teléfonos públicos en todo el radio céntrico.

Para quienes trabajaban en los locutorios también ésta era una complicación, porque la cantidad de gente necesitada comunicarse telefónicamente era tal y las cabinas tan pocas, que a pesar de llegar el horario de cierre debían permanecer abiertos a veces una hora o más fuera de su horario para poder cumplir con las demandas de los clientes.

Los primeros días de noviembre inauguró "Del Centro", un moderno locutorio con siete cabinas tradicionales, una para discapacitados y tres teléfonos semi públicos, que espera ayudar a estabilizar la demanda a la hora de comunicarse.


Comentarios


Villa La Angostura espera una temporada récord