“Vine a expresar otra dimensión de la gratitud”



“La poesía viene de un lugar que nadie controla, nadie conquista”. La profunda voz del músico y poeta canadiense Leonard Cohen resonó en el teatro Campoamor a partir de las siete menos diez de la tarde. Fue el primer momento mágico de la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias. En un acto presidido por los Príncipes y con la presencia de la reina Sofía, los presente aplaudieron largamente el discurso de Cohen, que agradeció su premio “a este pueblo” que le dio “tanto”. “Me pasé la noche en blanco pensando en qué diría, tras comerme todo el chocolate y los cacahuetes del minibar, pensé en unas palabras, pero dudo de que haga falta referirse a ellas. He venido para expresar otra dimensión de gratitud”, dijo Cohen El poeta explicó cómo descubrió la cultura española: “Un día estaba de visita en casa de mi madre. Había un parque con una pista de tenis. Había un joven tocando una guitarra flamenca. Me encantó. Había algo que me cautivaba, quería tocar así”. “Tomó la guitarra, la afinó, me y dijo: ‘Tócala’. Me explicó dónde tenía que poner los dedos y me dijo otra vez: ‘Ahora toca’. Fue un desastre”. Cada día repitió y mejoró su aprendizaje, pero tras varios días “ya no vino. Busqué su número para llamarle y descubrí que se había suicidado. No sabía nada de él, de qué parte de España venía ni por qué se había quitado la vida. Nunca conté esto antes pero esos seis acordes han sido la base de toda mi música”.


Comentarios


“Vine a expresar otra dimensión de la gratitud”