Violan y embarazan a una nena de 12 años en Viedma

El aberrante caso se produjo en el barrio Lavalle.

VIEDMA (AV)- Una nena de apenas 12 años no sólo fue víctima de una violación sino que está embarazada. Su madre fue la encargada de denunciar este hecho, tras descubrir que la criatura se encuentra en un proceso de gestación de más de tres meses.

Según se supo, una indisposición de la niña generó la consulta de la madre al pediatra, quien al revisar a la chiquita informó a la mujer que el malestar de su hija estaba estrechamente vinculado con el embarazo que cursa de más de 12 semanas.

El diagnóstico provocó un estado de alarma y angustia en la mujer que al indagar a la niña sobre lo sucedido la chiquita le habría confesado que había sido sometida sexualmente por un vecino. Ante este cuadro de situación la mujer recurrió a la Policía a denunciar el hecho en el que estaría involucrado un hombre mayor de 50 años que sería un comerciante del barrio Lavalle.

El juez penal de turno Carlos Reussi se habría ocupado personalmente y de inmediato del tema. Ayer se habría entrevistado con la madre de la criatura y con la niña para ampliar la denuncia.

Los comentarios en el barrio no se hicieron esperar, generando preocupación ante la gravedad de este hecho y teniendo en cuenta que últimamente en el Lavalle se han tomado resoluciones extre-mas ante situaciones de conflicto.

El comerciante presuntamente involucrado es una persona muy conocida en el vecindario por la actividad misma que desempeña y la violación de una criatura violenta los ánimos más pasivos.

La chiquita vive con sus padres y hermanos y como en tantos otros casos habría tenido temor de contar lo sucedido. Estas son las actitudes que adoptan las víctimas de estos aberrantes hechos en los que el violador somete no sólo desde lo físico y se

xual sino desde lo psicológico.

Por esta razón esas personalidades perversas eligen los seres más vulnerables a los que, muchas veces, sólo basta una mirada para inspirar el miedo que paraliza y lastima hasta lo más profundo del alma.

El que somete sabe de esta indefensión de la víctima que hasta suele sentir la culpa de una responsabilidad que no tiene sobre una relación que desconoce. Pero el violador que sabe lo que hace busca la soledad y la ausencia total de testigos y es entonces cuando quedan solamente los dichos de un adulto que siempre niega y una criatura que afirma pero que para los mayores puede fantasear, aunque exista un embarazo, como en este caso, que certifica la contundente certeza que la relación sexual existió.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora