Violencia de género: procesado por desobediencia judicial

Un hombre fue detenido cuando arrojó piedras a la casa de su ex pareja, a pesar de la prohibición de acercamiento al domicilio por otro hecho violento.



#

El juez penal de Viedma, Carlos Mussi, ordenó la detención y el procesamiento.(Foto: Archivo )

Por “desobediencia judicial” fue procesado y detenido un hombre de 27 años. El juez penal de Viedma, Carlos Mussi, ordenó además al ministerio de Seguridad y Justicia de Río Negro que en forma inmediata y articulada con el Consejo Provincial de la Mujer, presente ante este tribunal, un plan de abordaje respecto del conflicto intra familiar de violencia que se presenta en este caso.

Además encomendó a la Fiscalía que a través de la Ofavi intervenga para realizar un seguimiento sobre la mujer víctima y su grupo familiar. También pidió atención al hospital Zatti y a la Oficina de la Mujer del Poder Judicial para articular con las demás áreas el abordaje de esta situación.

P.R. fue procesado y detenido por haber desobedecido el 11 de agosto pasado una prohibición de acercamiento al domicilio de su expareja que se le había ordenado unos días antes por otro hecho de violencia contra la misma mujer.

No obstante ello el imputado arrojó piedras a la casa de su ex pareja, V.P. Esta no fue la primera vez que el hombre desobedeció una orden judicial, en el marco de otras causas de la misma índole y contra la misma víctima. El juez detalló que en febrero de este año cuando ya pesaba una prohibición de acercamiento contra él, la pareja junto a los tres hijos de la mujer llevaba una relación de siete meses con una frecuencia de agresividad masculina por celos, alcohol o efectos de alguna sustancia. Por lesiones leves agravadas y desobediencia judicial, El hombre fue condenado a ocho meses de prisión en suspenso.

Mussi consideró necesario el análisis profundo sobre el vínculo entre ambos teniendo en cuenta que, luego de la primera denuncia en diciembre, pasado la mujer volvió a convivir con el agresor. Hubo denuncias e intentos de levantarlas y hoy es necesaria y urgente, “la intervención de los órganos estatales que deben asistir a la víctima que se encuentra en una situación de vulnerabilidad que puede acarrear consecuencias más graves para su salud física o psicológica”.


Comentarios


Violencia de género: procesado por desobediencia judicial