Violenta resistencia de mapuches a un desalojo

Es por una ocupación de varias familias de un lote en el cerro Belvedere en La Angostura



#

Las familias de la comunidad Paichil - Antriao se resistieron al desalojo interpuesto por la Justicia.

VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).- Momentos de tensión y violencia se vivieron ayer en el cerro Belvedere cuando la policía intentó, por orden judicial, desalojar a tres familias de la comunidad mapuche Paichil-Antriao que se encontraban ocupando tierras de un particular que la comunidad reclama como propias. Las familias, con el apoyo de otros integrantes de la comunidad, resistieron el desalojo de las pequeñas viviendas de madera que ocupaban.

En noviembre del año pasado el Juzgado Multifueros local, a cargo del juez Jorge Videla, determinó que las tierras pertenecían a un privado y comprobó que la ocupación por parte de la comunidad fue posterior a esa adquisición (fueron compradas en la década del '80 y ocupadas en el 2005). En base a esa sentencia, dictó tres órdenes de “restitución de la propiedad” a favor de William Fisher -el titular del lote- en cuyo predio se encuentran construidas tres viviendas de la comunidad. La última, y por la cual se intentó ayer el desalojo, fue a principios de febrero. En las casas vivían tres familias, aproximadamente unas 15 personas entre adultos y niños.

Según informaron fuentes judiciales, la orden de “restitución” se iba a ejecutar el martes, pero la noticia trascendió y ante la llegada de más personas pertenecientes a la comunidad, se suspendió para evitar una escalada de violencia. Ayer por la mañana la policía, junto al oficial de justicia, el propietario y un escribano, intentó nuevamente hacer efectiva la medida dictada por el juez.

Escenas de violencia verbal y física se pusieron de manifiesto cuando el abogado Héctor Vénica y amigos del propietario comenzaron a desarmar las precarias construcciones de madera. Las mujeres, escudadas en sus niños y menores, resistieron el desarme y el desalojo de sus pertenencias. Tanto el abogado como personal policial y el grupo de gente que intervenía sufrieron algunos golpes de puño y palos por parte de mujeres y algunos hombres de la comunidad.

Luego de al menos dos horas de corridas, golpes, gritos y llantos de niños asustados, y ante el arribo de más miembros de la comunidad -entre ellos el representante de la Confederación Mapuche Neuquina, José Quintriqueo- el comisario Andrés Ledesma informó al oficial de Justicia que “estamos superados en número y no podemos garantizar que esto salga bien”.

La orden de desistir habría llegado desde la Jefatura de Policía y el Ejecutivo provincial. En total, eran unos 14 efectivos policiales. Finalmente, al mediodía el oficial de justicia decidió suspender la diligencia judicial.


Comentarios


Violenta resistencia de mapuches a un desalojo