Violentos incidentes entre dos gremios

Se disputaban la afiliación de los empleados de la sala de azar y terminaron agrediéndose en el interior del establecimiento. Debió intervenir Prefectura. Varios heridos fueron hospitalizados.



#

BUENOS AIRES.- Una batalla campal, que dejó varios heridos hospitalizados y provocó serios destrozos en el Casino Flotante de Puerto Madero, protagonizaron hoy integrantes de dos gremios que se disputan la afiliación de los empleados de ese establecimiento, el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y el de Trabajadores de juegos de Azar (Aleara).

La batahola fue de tal magnitud que personal de Prefectura debió disparar gases en el interior del casino para poner fin a los gravísimos incidentes que se generaron tras la irrupción de miembros del SOMU en el lugar, cuando los empleados, adheridos de Aleara, realizaban una asamblea por temas laborales.

Los trabajadores del casino, sorprendidos violentamente, se trenzaron a golpes y forcejeos con integrantes del sindicato rival, mientras se arrojaban mutuamente piedras e, incluso, muebles que había dentro del casino.

Delegados del personal del Casino anunciaron una medida de fuerza en repudio a esos incidentes, que vinculan con “la patronal” de la empresa.

La violenta gresca fue una reedición de otras protagonizadas entre ambos gremios: en junio pasado una pelea similar dejó como saldo 10 heridos, luego de que más de 400 empleados del casino denunciaran que miembros del SOMU golpearon con revólveres y cuchillos a varios compañeros.

Esta mañana, el secretario general del SOMU, Oscar Suárez, advirtió que si los empleados del Casino Flotante no pasan a pertenecer a su organización, “el establecimiento se cierra”, al asegurar que “la única forma de trabajar allí es ser afiliado” marítimo.

Con los violentos enfrentamientos como telón de fondo, Suárez alertó que “el único que despacha el barco es el Sindicato Obreros Marítimos Unidos y, si se retira el SOMU, el establecimiento laboral se cierra”.

Poco antes de que los incidentes se profundizaran, el dirigente reivindicó por radio América el gesto del SOMU de reclamar que los empleados del Casino pasen a pertenecer a ese gremio: “Ese es un barco y todos los que están a bordo son tripulantes. Los tripulantes son del Sindicato Obreros Marítimos Unidos”, enfatizó. “A nosotros esto nos corresponde por ley y por derecho”, sostuvo Suárez por radio América e insistió en que “esos tripulantes son de nosotros”.

El gremialista intentó no dejar dudas: “Todo esto tiene que llegar a un fin y el Ministerio de Trabajo tiene que decidir: o queda en ALEARA o se va al SOMU, pero si se retira el SOMU, el establecimiento laboral se cierra. La única forma de trabajar dentro del barco es ser afiliado del SOMU, de la única otra manera”, remarcó.

La pelea comenzó cuando los afiliados al SOMU interrumpieron una asamblea de los empleados del lugar, a quienes golpearon e insultaron, mientras que estos respondieron con pedradas; una hora después, los agresores volvieron a entrar al lugar y se multiplicaron los golpes y destrozos.

Un delegado del sindicato Aleara y trabajador del Casino, Leonardo Bonani, precisó que cinco de sus compañeros resultaron heridos y fueron internados, en tanto un prefecto fue retirado de las intalaciones por sus compañeros con una lesión en una pierna.

Bonani dijo que la Prefectura los reprimió con gases y señaló que los trabajadores del Casino le reclamaron a los propietarios que desalojen a “la patota del SOMU” y que garanticen la seguridad de los empleados.

 

Fuente: (DyN).


Comentarios


Violentos incidentes entre dos gremios