Visto y oído en nqn

• Los diputados Russo y Podestá casi se van a las manos • Darío Lucca saca conejos de la galera

Anteojos Ya había pasado el fragor de la sesión especial por los títulos Ticafo, y los legisladores estaban comenzando la sesión ordinaria que se realizó a continuación. El jefe del bloque del MPN, José Russo, se calzó los anteojos para repasar unos escritos y vio todo distorsionado. Se los quitó, se los volvió a poner, y no había caso: las letras bailaban rebeldes ante su vista. Entonces examinó mejor los anteojos y se dio cuenta que tenía puestos los de un periodista que lo había entrevistado minutos antes. En ese diálogo, el diputado también se había mostrado vehemente defendiendo las obras que se harán con los Ticafo, y pregunta va, respuesta viene, papeles que se mueven, grabador que se enciende, Russo tomó los anteojos equivocados. Pero tranquilo Pino, los anteojos todavía no vienen con capacidad de almacenar lo que mira su usuario. Costo No sólo una equivocación de anteojos le costó al diputado José Russo la discusión por el endeudamiento que aprobaron los legisladores. En el debate en las comisiones tuvo un fortísimo cruce con Raúl Podestá (Frente Grande), a quien llegó a tildar de “mentiroso”, lo que naturalmente motivó que el ánimo del zapalino se calentó a temperatura de hervor. Tras precisar sobre cómo habían tratado el asunto, Podestá llegó decirle que la próxima vez se iban a encontrar sin público. Algo parecido le pasó con Beatriz Kreitman (CC-ARI). Al defender el argumento que desde hacía mucho había dialogado sobre el proyecto con todos los diputados, incluyó a la legisladora y dijo que la tenía anotada. Esta se lo negó. No le quedó otra que ir a revisar su apuntes y... efectivamente, con Kreitman no había hablado. Y tuvo que pedir disculpas, pero tan caldeado estaba el ambiente que la arista dijo que poco y nada la interesaba que Russo le pidiera disculpas. Russo ligó de todos lados. Solución Puede parecer una nimiedad, pero para el presidente del Concejo Deliberante de Neuquén, Gastón Contardi, fue sacarse un peso de encima. Sí, resolvió el tema de cómo denominar a las ediles del parlamento sin generar reclamos. Cabe recordar que Mercedes Lamarca (Libres del Sur) le pedía que se dirigiera a ella llamándola “la concejala”; Teresa Rioseco (Frente y la Participación) como “La concejal”; y con Marta Buffolo (UCR), que sólo reclamaba que se mencionara su apellido, optó por dirigirse a ella como “concejal Buffolo”, sin el artículo. En la sesión última no sólo eso, sino que además al abrir la reunión, al saludar dijo a “a todas y todos”. “Al fin aprendió...”, se la escuchó murmurar a Lamarca. ¿Te afilio? Están moviditas las aguas en la Legislatura en torno a la cuestión gremial. En realidad hace varios meses que desde algunos empleados hacían escuchar sus quejas a la conducción del gremio propio, Anel, que conduce Juan Ibáñez. Lo puntual es que un grupo, como se publicó en este diario, decidió afiliarse a ATE. “Nosotros no hemos hecho ninguna campaña de afiliación. Claro que nuestros empleados de planta política pertenecen a ATE y obviamente que nosotros –junto a su par Alfredo Marcote– también, pero la decisión de los legislativos es espontánea, de ellos mismos”, explicó ante la consulta el diputado Raúl Dobrusín. Y aclaró –¿aclaró?–: “los que deciden afiliarse a ATE es porque tienen diferencias con las conducción de su gremio o no se sienten respaldados en algunos reclamos”. Mago ¿Quién lo hubiera imaginado? El diputado Darío Lucca es un gran aficionado al ilusionismo. Tanto que presentó un proyecto para que se declare de interés el tercer congreso de esa actividad, que se hará el 15 y 16 de este mes en Neuquén. “La magia existe desde el 1700 antes de Cristo y es una de las artes más antiguas”, argumentó el exchofer de taxis. Destacó que en la ocasión estarán en la ciudad referentes de reconocida trayectoria nacional e internacional. En cualquier momento hace aparecer palomas y conejos en la Legislatura. ¡Abracadabra! (AN)


Comentarios


Visto y oído en nqn