Voces desde la trinchera: cómo terminan el 2020 los trabajadores de salud de Roca

La emergencia sanitaria por covid-19 tuvo como protagonistas a los "esenciales", quienes cuidaron de toda la comunidad todo el año. Testimonios de un 2020 de agotamiento y lo que esperan para el 2021 desde el hospital.

La batalla contra el virus no dio tregua en los últimos ocho meses del 2020, que fueron los más difíciles de la pandemia de covid-19. Allí estuvieron estos ocho “esenciales” en primera línea, junto a muchísimos otros más. Son trabajadores del hospital López Lima, quienes protagonizaron la pelea por vencer a la muerte y por devolver la salud a los más de 5.100 roquenses que tuvieron la enfermedad.

El 2020 los marcó a fuego y el agotamiento físico y mental es moneda corriente. La pérdida de familiares, allegados y pacientes; los llevó a vivenciar angustias difíciles, pero también a valorar lo más importante para ellos hoy: la salud de sus familias.

Sobreexigidos por la responsabilidad de cuidar y atender a la población, con cargas laborales mayores, algunos transitaron la enfermedad y tuvieron que volver a sus puestos de trabajo luego del covid.

Se entregaron completamente, y allí cuando la saturación tocó las puertas del hospital notaron en carne propia todas las carencias del sistema de salud. La falta de inversión, de recurso humano, de infraestructura y de “salarios dignos” para el sector; según aseguraron en sus testimonios.

Para ellos, la falta de reconocimiento económico ante su tarea, es una deuda pendiente. Este reclamo los unifica y que les duele, por eso esperan que comience a resolverse en 2021.

“Terminando el año nuevamente la curva se eleva y otra vez estamos pensando que se puede saturar el número de camas”, resumió Nelson Gutiérrez, enfermero encargado de la vacunación en Roca.

En medio de lo que parece ser la “segunda ola” de la pandemia en todo el país y ante la llegada de la vacuna a la ciudad, estos trabajadores temen por lo que falta recorrer. La vacuna trae esperanza, pero es mucho lo que resta corregir de cara a un 2021 que lejos está de ser la era «pospandemia».

Tres deseos los unen hacia el 2021: un hospital nuevo con mayor infraestructura, personal e insumos para dar una atención de calidad y acorde a la población; un reconocimiento económico hacia todos los trabajadores de la salud; y la necesidad de una mayor responsabilidad social respecto a la situación sanitaria, para poder salir adelante.

Marina Aravena, médica de emergencias

Lo más importante para mi, es la familia, haber sobrevivido al covid, volver a casa. Uno ve las cosas de otra manera”

El 2020 termina bastante triste , porque siento que todo lo que venimos trabajando no va a alcanzar. La sensación es de desasosiego, creía que a esta altura ibamos a estar más concientes a nivel social y más liberados con respecto al covid y la verdad es que estamos esperando la segunda vuelta (…) Este año sirvió para unirnos, para darnos cuenta lo importantes que somos para la comunidad, cuánto entregamos cada día, cuánto valemos y cuánto duele perder a un compañero.

Si bien no estamos bien, estamos cansados, dolidos y sentimos que no hay acompañamiento; entre nosotros estamos mas unidos, pensamos lo mismo y nos movemos desde abajo.

Hay un reclamo salarial en curso y además hay que garantizar la atención a la población. (…) En 2021 lo que queda por hacer, es un reconocimiento al personal. Las autoridades dicen que están acompañando al personal de salud, que entienden y felicitan la labor y eso no se ve reflejado en nada porque vos ves que el reclamo no es escuchado.

Nelson Gutiérrez, enfermero y coordinador de vacunación

Terminamos el año en crisis, resolviendo situaciones difíciles para hacer frente a lo que ya parece ser la segunda ola”

Este año falleció mi vieja y no se podían hacer velatorios. El estrés de ver compañeros contagiados e internados, el fallecimiento de familiares de compañeros que resultan inexplicables.

El miedo y la preocupación de atender pacientes con covid-19, ese miedo que hacía pensar mucho la vuelta a casa y la posibilidad de contagiar a tu familia. También termino el año reconociendo el inmenso esfuerzo del personal de todas las áreas, lo puedo ver en las enfermeras y enfermeros que han demostrado una capacidad de resiliencia y adaptación para cambiar de servicios, aumentar su carga laboral, en muchos casos contagiarse y volver a sus espacios de trabajo… pocos trabajos nos exigen tanta entrega.

En líneas generales para el 2021, es necesario repensar el sistema de salud y si debe seguir funcionando de la manera que lo hace con 3 subsistemas. La pandemia ha dejado al desnudo algunas falencias que se deberán atender. Roca debería tener un nuevo hospital, una estructura edilicia en la que se pueda dar atención de calidad.

Laura Rivera, enfermera guardia

Esperamos poder respirar un poco más el próximo año después de la vacuna y que la gente tome más conciencia”

Terminamos estresados, muy agotados, a veces angustiados y sensibles, más hoy que estamos en lucha para que nos reconozcan salarios dignos. Somos la primera línea desde el principio y los hospitalarios terminamos saliendo a las calles a reclamar, cuando esto no debería estar pasando.

Lo más importante fue ver tanta solidaridad, nacieron muchos grupos de gente con un solo objetivo: ayudar, extender una mano a quienes más necesitan. Esas bellas acciones te llenan el alma y nos dan la pauta de que nunca estamos solos.

Para el 2021, falta mucho en todos los sentidos, pero seguir trabajando como lo estamos haciendo. Esperamos que aunque sea se pongan un poquito de nuestro lado y que cuando pedimos algo es porque realmente lo necesitamos como recurso humano, insumos, infraestructura, un espacio y lo más importante: ser escuchados.

Dani Ríos, enfermero UVI

Lo más importante para mi es que mi familia está bien de salud y puedo compartir las fiestas con ellos, sin la ausencia de nadie”

El trabajador esencial termina el año muy agotado física y mentalmente. Ante una enfermedad para la que nadie estaba preparado, quedó en evidencia la falta de inversión de recurso humano, infraestructura y remunerativo para el personal de salud, sometidos a las horas extras ante la formación de nuevos servicios, con un déficit importante en profesionales.

En 2020, el hospital termina con muchas faltantes desde lo material y lo edilicio (…) Queda a la luz la necesidad de un hospital más moderno y amplio (…) En este año, también es importante la llegada de la vacuna, es esperanzador.

Para el 2021, falta más recurso humano, más reconocimiento económico y social para el personal de salud que es el que arriesga su vida todos los días. Falta más responsabilidad por parte de la sociedad para cuidar a las personas de riesgo de la covid-19, que tantas vidas se llevó.

Miriam Romero, kinesióloga intensivista

Lo más importante fue mi familia, la salud de mis hijos, con quienes paso día por medio porque siempre estoy de guardia”

Estoy bien, termino el 2020 positiva y mirando para adelante. Dentro de todo lo que me marca esta pandemia, desde el área de kinesiologia más que nada tuve buenas experiencias y buenos resultados con los pacientes que he atendido.

El hospital termina bien porque se cumplieron los objetivos que se tenían que era salvar a los pacientes, a la mayoría de los pacientes para que puedan estar hoy en sus casas.

Para el 2021, desde Salud, nada. Se hizo todo lo que se pudo y se trabajó a full, todas las áreas pusimos todo de nuestra parte, nos entregamos por entero a salud pública. De parte de la comunidad, que la gente sea responsable porque hay mucha irresponsabilidad que tomen consciencia de que esto es una pandemia, sigue y que se viene una segunda ola.

Rubén Saldía, médico consultorio respiratorio

Más allá del cansancio, hay aire de desesperanza y resignación por el comportamiento ya indiferente de la mayor parte de la sociedad”

En lo anímico y personal este año finaliza con un gran agotamiento por la enorme exigencia y estrés, sobretodo en los meses de junio a septiembre. El alto flujo de pacientes, la escasez de recursos humanos y camas de internación; y la imposibilidad para tomarnos unos días de descanso, distanciados de nuestros seres queridos, puso más que a prueba nuestra capacidad física y mental. Más allá de esto, fue un año desafiante, de gran carga de trabajo y mucho estudio, en una tormenta que aún está lejos de finalizar.

Para el 2021, falta reconocer económicamente y en forma definitiva como realmente merecen, a todos los trabajadores de la salud dondequiera se desempeñen, de acuerdo a su función y grado de responsabilidad. Dejar de ignorar la crítica situación del sector y abocarse a resolver su problemática, y sobre todo no esconder la realidad para mejorar las conductas de la sociedad en su conjunto.

Noelia Loyola, equipo de Seguimiento Epidemiológico

Termino el año cansada, pero con una gran satisfacción por el trabajo realizado”

Termino el 2020 cansada, pero con una gran satisfacción por el trabajo realizado. Se trabajó en equipo, fue duro y costó mucho anímica y personalmente. Creo que lo mas importante del año fue justamente el trabajo en equipo y el apoyo recibido dentro del hospital (entre compañeros) y el reconocimiento de la población.

La pandemia de coronavirus puso a prueba al hospital y se vio en estos meses que pudo dar respuesta favorable a la población y a la región. Creo que con la experiencia de todo el 2020 se está trabajando y proyectando cómo trabajar para el año próximo, 2021, para no tener que recurrir a improvisaciones.

Juan Laher, bioquímico laboratorio

Este año nos marcó con pérdida de familiares, otros se enfermaron, pero todos siguieron poniéndole la espalda a la situación”

El final de año nos encuentra trabajando, agotados física y mentalmente, pero con la esperanza de que con la llegada de la vacuna podamos alcanzar una nueva normalidad.

Lo más importante a nivel profesional fue la apertura del laboratorio de biología molecular, lo que abrió una nueva puerta para el diagnóstico de muchas enfermedades que antes se tenían que derivar, demorando el resultado.

A nivel personal, mis compañeros y familia están bien de salud. La familia es fundamental para que podamos levantarnos todos los días y seguir trabajando en estos meses tan dificiles.

Creo que para 2021 Roca necesita un nuevo centro asistencial, nueva infraestructura; para que la gente pueda ser atendida más rápidamente. Desde el punto de vista laboral, necesitamos Ley de insalubridad y mejoras salariales.

Trabajadores de salud

2.200
hay en total en Roca, son 873 del subsector público y 1347 del sector privado.
120
vacunas llegarán hoy a Roca para comenzar a aplicar las dosis a personal de terapias intensivas y laboratorio.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Voces desde la trinchera: cómo terminan el 2020 los trabajadores de salud de Roca