Volvieron a pedir 20 años para los imputados

El fiscal Maggi solicitó la misma pena del juicio anterior. Requirió que sean condenados por homicidio en ocasión de robo. Consideró que en el hecho se usaron tres armas de fuego distintas.



#

Los defensores Alejandro Silva y Eves Tejeda antes de realizar sus alegatos. Detrás, los tres imputados.

CIPOLLETTI (AC).- El fiscal de Cámara Ricardo Maggi volvió a pedir 20 años de prisión para Facundo “Mascarita” Herrera, Luis Carilao y Pablo Torres, los tres imputados por el caso Suriani. Considera que deben ser condenados como “coautores del delito de homicidio en ocasión de robo en concurso material con portación de arma de uso civil”.

Sin embargo, los defensores insistieron en solicitar la absolución de sus clientes por el beneficio de la duda.

Si no fuera porque esta vez no estaba el imputado por encubrimiento agravado (que fue absuelto) y por la nueva valoración que se hizo a los dichos de dos testigos, parecía que el tiempo retrocedía al 4 de agosto de 2006, cuando se escucharon por primera vez los alegatos contra los tres sospechosos.

La jornada comenzó con un planteo de Maggi para que se incorporara por lectura la declaración de Rubén Montoya, el hombre que buscaban las policías de tres provincias. Argumentó que para esta instancia había sido notificado uno de los defensores.

Los abogados Oscar Pineda (Carilao), Eves Tejeda (Herrera) y Alejandro Silva (Torres) se opusieron, como lo hicieron en 2006. Fueron precisamente las incorporaciones de los dichos de Montoya y Luis Maripil -que comprometían a los detenidos- los que ocasionaron la anulación del juicio. Pero los jueces le hicieron lugar al pedido en forma parcial: dijeron que sólo se podía tomar en cuenta el testimonio en el caso de Torres, porque su defensor tuvo posibilidad de controlar el acto. Silva hizo reserva de casación.

El fiscal consideró acreditado que el 23 de diciembre de 2004 alrededor de las 22, tres personas ingresaron a la chacra de Suriani previo cortar un cerco perimetral, con intenciones de apropiarse de algún bien material. En inmediaciones del quincho se encontraron con la víctima que había ido a la heladera a buscar vino. “Lo tomaron por la espalda. Se generó una situación violenta”, relató. Lo golpearon (se detectaron 16 lesiones) y le dispararon dos veces. Uno de los proyectiles no le afectó órganos vitales, pero el otro, que fue a quemarropa, le causó la muerte en forma casi inmediata.

Planteó que el móvil de robo fue confirmado por el propio Torres, cuando confesó haber sido el autor aunque sin vincular a sus consortes de causa. El fiscal no le dio crédito a la nueva versión de Torres en el debate cuando intentó incriminar a Maripil, el hombre que aseguró haber estado en la vivienda de Puente 83 cuando llegó Carilao junto a dos jóvenes y uno de ellos dijo: “venimos de laburar, matamos a un viejo”.

Tomó el testimonio de Maripil como “el más trascendente” que se recepcionó en el juicio. También destacó los dichos del hombre que transportaba en moto a “Mascarita” desde Puente 83 hasta Cipolletti cuando los interceptó la policía. “Sacame de acá porque está todo pinchado”, le habría dicho el imputado.

Consideró que en el hecho hubo tres armas: un 32 (que según la pericia ultimó a Suriani), un 38 y un pistolón calibre 14. Dijo que en la escena del crimen se hallaron proyectiles de armas de este tipo. Un 14 y el 32 aparecieron enterrados en la casa donde Maripil asegura que se reunieron. El 38 se lo secuestraron a Torres cuando lo detuvieron en Roca. También valoró los allanamientos y las pericias.

La sentencia se leerá el 18 a las 12.


Comentarios


Volvieron a pedir 20 años para los imputados