Volvió el reclamo en Cipolletti por mejores salarios



CIPOLLETTI (AC).- Una asamblea de trabajadores del hospital “Pedro Moguillansky” de esta ciudad dispuso ayer, sobre el filo de las 13, una nueva medida de fuerza -retención de servicios- en función de que se mantienen los magros salarios, malas condiciones de trabajo, falta de elementos, saturación de pacientes, sobrecarga de horas en guardia y demás.

José Chandía, de UPCN, sector mayoritario en el hospital pero que se encuentra en colisión con la conducción de su sindicato, dijo que pese a los continuos reclamos no hay ninguna respuesta de parte de las autoridades de Salud Pública por un sueldo mínimo, vital y móvil de 450 pesos, mejoramiento de la infraestructura edilicia y de diversos servicios que, pese a la voluntad de los trabajadores, no pueden funcionar bien, entre otras cuestiones por insuficiencia de personal y de insumos.

Mientras, en una declaración, Marta Vidal, de ATE, señaló que la falta de personal, sobre todo en el área de Enfermería, “es una constante y no aparecen respuestas”.

Más aún. Sostuvo que aparte de las pésimas condiciones edilicias los trabajadores “sufren presiones a diario” viéndose por caso “en la obligación de pedirles a los pacientes sábanas cuando tienen que ser internados y ahora hasta mesitas de luz para que puedan comer porque las existentes no están aptas para su uso”.

Voceros cercanos a la conducción del hospital, que dirige Walberto Díaz, indicaron ayer que desde el más alto estamento directivo del nosocomio, y también de parte del Consejo Local de Salud (que integran concejales, juntas vecinales y miembros de la comunidad hospitalaria) se han elevado a Viedma todos los petitorios referidos a problemas existentes, y que hay un compromiso de compensar la situación en el plazo mediato.

La responsable de uno de los servicios confió que es casi imposible cumplir con algunos puntos, como por ejemplo, completar el número de enfermeros faltantes, unos 40, dado que el personal con esa especialización prefiere la plaza neuquina en la que cobran el doble (450 pesos por 8 horas aquí contra casi 900 en la vecina provincia).

De acuerdo con lo que se dijo en la asamblea donde se definió la retención de servicios, el de Neonatología se ve todos los días saturado de pacientes por lo que la gente tiene que trabajar con sobrecarga horaria, provocando situaciones de tensión y estrés, al igual que en la Guardia General, donde se trabaja 16 horas por día y enfermeras y médicos pierden francos para cubrir las necesidades de los usuarios, la mayor parte de condición muy humilde.

En el sector de Esterilización, también se indicó ayer en la asamblea, por falta de ventilación los trabajadores sufren temperaturas de hasta 45 grados en pleno verano, el ruido extremo de las maquinarias y también corren riesgo por pérdida de gas “lo que podría provocar un incendio”.


Comentarios


Volvió el reclamo en Cipolletti por mejores salarios