Vota una sociedad dividida por la violencia

Nacionalistas podrían perder el gobierno.



Vitoria, España (EFE).- Los vascos eligen hoy un nuevo Parlamento regional, en unos comicios que pueden decidir la alternancia en el gobierno del País Vasco y que llegan marcados por el terrorismo de ETA que ha generado una profunda polarización de la sociedad.

Alrededor de 1,8 millones de personas están convocadas a las urnas, para elegir a los 75 diputados de la que será la séptima Cámara vasca desde que esta región del norte español se dotó de una amplia capacidad de autogobierno con el Estatuto de Autonomía de 1979.

El resultado de las votaciones, según los sondeos electorales, será muy reñido entre los nacionalistas y los “constitucionalistas”, y podría, por primera vez, acabar con 21 años ininterrumpidos de gobiernos en manos del Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Las elecciones llegan marcadas por el terrorismo de ETA, que irrumpió el domingo pasado en la campaña electoral con el asesinato de un dirigente del Partido Popular (PP, en el Gobierno en España) en Zaragoza y la cerró, al inicio de la jornada de reflexión de ayer , con un atentado en pleno centro de Madrid.

El grupo armado avisó con este último atentado que continuará su sangrienta lucha por la independencia vasca tras las elecciones autonómicas, según los analistas. “La banda pretendía dejar patente su desprecio hacia las reglas del juego democrático y su voluntad de seguir asesinando, sean cuales sean los resultados de mañana”, escribió ayer el diario madrileño El Mundo en su editorial.

Se espera que el porcentaje de participación en las elecciones de mañana supere el registrado en los anteriores comicios autonómicos de 1998, cuando el 70 por ciento del electorado ejerció su derecho al voto.

Ese pronóstico, de confirmarse, podría beneficiar al PP y al PSE, las fuerzas llamadas “constitucionalistas” por su defensa de la Constitución española y del actual marco de autogobierno del País Vasco, en detrimento de los partidarios de la autodeterminación, el PNV y sus socios de coalición electoral Eusko Alkartasuna (EA).

Un hecho que también puede tener consecuencias en los resultados electorales del domingo es el fuerte incremento que experimentó el voto por correo en relación con los anteriores comicios.

Unos 82.000 vascos, más del doble que en 1998, enviaron en esta ocasión sus votos por correo.

Muchas de esas papeletas fueron remitidas por personas que residen en poblaciones del País Vasco con fuerte implantación independentista y que temen acudir a votar en persona, y cuyos votos son conocidos como los “votos del miedo”.

El dócil, el “duro” y el negociador

Los candidatos con mayores posibilidades de convertirse en eventuales “lehendakari” (jefe de gobierno) en el País Vasco son los siguientes:

* El candidato del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Juan José Ibarretxe, dedicado toda su vida a la política, fue elegido por el presidente de la formación, Xabier Arzalluz, para liderar el ejecutivo vasco por su carácter dócil y manejable.

Moderado en su discurso soberanista, Ibarretxe se ha quedado solo durante los dos años y medio de mandato ante los constantes ataques de los partidos no nacionalistas, y ha sufrido 58 derrotas parlamentarias tras la ruptura del pacto con Euskal Herritarrok (EH). Además, ha asistido como testigo a la expulsión del PNV como miembro de la Internacional Democristiana por su adhesión al Pacto de Lizarra, firmado con el brazo político etarra para promover el derecho de autodeterminación del pueblo vasco. Este pacto, que defiende con fuerza Arzalluz, le hizo además perder su aliado tradicional, los socialistas.

Su promesa más repetida durante la campaña es que no pactará con EH, como sí lo hizo durante la legislatura pasada para mantenerse en la presidencia.

* El candidato del Partido Popular (PP, centro derecha), Jaime Mayor Oreja, fue el ministro del interior en los últimos cinco anos del gobierno español, y se presenta en el País Vasco avalado por sus éxitos en la lucha antiterrorista. Nacido en San Sebastián en 1951, Mayor Oreja, ingeniero agrónomo, es candidato por tercera vez en los comicios vascos pero nunca antes había tenido tantas posibilidades como ahora de convertirse en lehendakari.

Seria el primero no nacionalista en la historia del gobierno autonómico vasco, aunque para ello necesitará el apoyo de los socialistas. Oreja fue el ministro mejor valorado del gobierno de José Maria Aznar, y ahora se juega todo en el País Vasco.

Durante su etapa como ministro del Interior fueron desarticuladas 17 células armadas de ETA y detenidos 347 presuntos etarras. Con el lema “Ahora es posible”, Oreja ha centrado la campaña en la posibilidad de alternancia en el gobierno y en que los vascos deben decidir entre “recuperar la libertad” o seguir con el “régimen nacionalista”.

* El candidato socialista, Nicolás Redondo Terreros, hijo del histórico dirigente de la sindical Unión General de Trabajadores (UGT), aspira por segunda vez a la presidencia vasca convertido en puente entre nacionalistas y estatalistas.

Nacido en Barakaldo (Vizcaya), cinturón industrial bilbaíno, en 1958, licenciado en derecho, Redondo pasó parte de su infancia en el exilio tras declararse el estado de excepción en Vitoria en 1967, en pleno régimen franquista.

Redondo encabezó en junio de 1998 la ruptura con los nacionalistas (PNV), socios durante 12 años, tras el acercamiento del PNV al brazo político de ETA.

Los socialistas se unieron después a populares en un pacto antietarra, formando el bloque “constitucionalista”, aunque no descartan volver a pactar con el PNV, previa enmienda de los nacionalistas de sus tesis soberanistas y rectificación de su postura radical. (ANSA)

Unos 4.000 sufragantes “argentinos”

Cerca de 4.000 ciudadanos de origen vasco que residen en Argentina están en condiciones de participar en estas cruciales elecciones regionales.

Según la Consejería de Información y Prensa de la Embajada de España “una consulta efectuada a los Consulados Generales de Bahía Blanca, Córdoba, Rosario, Mendoza y Buenos Aires, indica que hay en la Argentina unos 3.900 ciudadanos españoles de origen vasco habilitados para votar el próximo día 13”.

Según estas estimaciones, “en Buenos Aires se encuentran 3.250 de ellos y un total general (inscritos aunque no todos en condiciones de votar) de 4.500 en todo el país”. El canciller del consulado español en Bahía Blanca, Angel Cappa, dijo que en su jurisdicción, que in cluye a la Patagonia, podrían votar más de 200 personas.

De acuerdo a la legislación española, cada ciudadano empadronado recibe un sobre directamente desde España que contiene las opciones electorales y las instrucciones para enviarlo de regreso en otro sobre, a través del correo argentino, hasta un día antes de los comicios, es decir ayer. Estos votos se suman a aquellos que deciden votar por correo en la propia región, que según los últimos datos suman más de 80.000.

Los vascos han tenido una gran participación en la vida argentina, prácticamente desde sus inicios, incluyendo al conquistador Juan de Garay fundador de Buenos Aires. Un libro reciente revela que un tercio de los presidentes argentinos tiene origen vasco. En el siglo XX argentina recibió una fuerte corriente migratoria vasca, especialmente durante y después de la guerra civil española, que castigó con dureza a esa región.

Actualmente en el país existen alrededor de 85 centros de residentes vascos que agrupan a unos 15.000 asociados, que se dedican en su mayoría a actividades de tipo cultural y social


Comentarios


Vota una sociedad dividida por la violencia