Mirá qué belleza el pueblo neuquino candidato a ser el más lindo del mundo

Vení a recorrer en fotos Caviahue y Copahue, esta maravilla de la Patagonia que representará a Argentina en la elección de los Best Tourism Villages junto a Trevelin (Chubut) y San Francisco de Alfarcito (Jujuy).





El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación seleccionó a las localidades de Caviahue Copahue (Neuquén), San Francisco de Alfarcito (Jujuy) y Trevelin (Chubut) para representar a la Argentina ante la Organización Mundial del Turismo (OMT), con el fin de ser parte de la elección de los Best Tourism Villages, que se realizará en diciembre y determinará cuál es el pueblo más lindo del mundo.

La iniciativa Best Tourism Villages tiene como objetivo identificar aquellos sitios del planeta entre los países miembro de la OMT que adopten enfoques transformadores en la localidad a partir de políticas vinculadas al cuidado del ambiente, la participación e integración de la comunidad y el desarrollo económico y productivo, entre otros factores.

Aquí vamos a recorrer algunas de las bellezas que explican la postulación de Caviahue Copahue, a 360 km de Neuquén capital. Si tenés pensado ir en invierno hay que chequear el estado de los caminos en la Dirección Provincial de Vialidad.

Por ejemplo, el último parte de hoy que recibió Turismo de la localidad, indica: «Desde la Comisaria 40 nos informan que la Ruta Provincial 26, se encuentra transitable con precaución, por viento blanco en el desfiladero, hielo y nieve sobre la calzada. Portación obligatoria de cadenas (máquinas trabajando). Ahora sí, a pasear con las imágenes:


El circuito de las cascadas del Agrio


Un valle escarpado y angosto invita a recorrer un sendero donde los saltos de agua se suceden entre araucarias milenarias.

Panorámica de la zona de las cascadas del río Agrio que nace en el volcán.

Entrada al bosque de araucarias. Llegás a Caviahue por la Ruta Provincial 26, todo asfalto, entre cajones y puestos de veranadas. A un kilómetro del pueblo, antes de cruzar el puente sobre el río Agrio, está el acceso a las cascadas: 500 metros por un sendero de ripio entre araucarias milenarias.

Hoy te proponemos que disfrutes de las postales de las cuatro primeras del circuito conocido como las siete cascadas: son las más accesibles y de mayor tamaño, aunque el camino tiene 23 saltos de agua hasta llegar al volcán.

La pendiente es leve y en el estacionamiento vas a encontrar un cartel con información sobre el circuito. Te recomendamos caminar. Tenés por delante un espectacular recorrido de unas dos horas si lo hacés tranqui, con tiempo para contemplar cada una y sacar fotos. Ida y vuelta: 3,5 km.

Detalle importante: en esta época del año, por la cantidad de nieve, se puede acceder con raquetas o bien otras modalidades de excursiones.

Cascada del Basalto. Foto: Alejandro Carnevale

Cascada del Basalto. Es la primera en el sendero y la última antes de que el río Agrio desemboque en el lago Caviahue. Si la observás desde arriba, vas a notar como el agua corre encajonada por la montaña a poco más de 1600 metros sobre el nivel del mar, en este valle angosto y escarpado al sur del volcán Copahue. Y cuando te acercás, te van a sorprender los afloramientos de basalto que dejó el escorial de lava lanzado por sucesivas erupciones.

Cascada Cabellera de la Virgen. Foto: Alejandro Carnevale

Cascada Cabellera de la Virgen. La segunda escala en el ascenso, que sigue siendo de pendiente suave. Aquí, el agua cae pegada a la montaña. Como durante toda la recorrida, escuchás el rumor del río, que se hace más potente a medida que avanzás y te avisa que te estás acercando.

Cascada de la Culebra.. Foto: Alejandro Carnevale

Cascada de la Culebra. Es la tercera parada. A diferencia de las otras, el agua no cae desde lo más alto sino desde la mitad del afloramiento, mientras las araucarias (pehuenes) reinan en las alturas. Sus famosas semillas, los piñones, son ricas en hidratos de carbono e integran la lista de los cocineros regionales.

Cascada del Gigante. Foto: Alejandro Carnevale

Cascada del Gigante. Las más grande. Desde acá, entre la vegetación de la estepa, hay una buena panorámica del volcán Copahue.


El salto del Agrio


A unos 18 kilómetros desde la aldea de montaña enclavada a 360 km al noroeste de la capital provincial para disfrutar de otra de las maravillas neuquinas: el salto del Agrio, en el corazón del Parque Provincial Copahue. Hoy, por la nieve, se accede a través de agencias de turismo.

Cuando están transitables los caminos, llegás por la Ruta Provincial 26 hasta la bifurcación a 7 kilómetros de Caviahue. Ahí tenés que tomar a la derecha la Ruta Provincial 27. Siempre por ripio, hacés 4 km y tras pasar el puente del Agrio continuás por la misma ruta otros 4 km, hasta que a la izquierda aparece el acceso hacia el salto. Son dos kilómetros por camino de tierra hasta llegar al estacionamiento.

Es una hermosa cascada de unos 45 metros de altura, enmarcada en un cañón formado por sucesivas coladas de lava, producto de la antigua actividad volcánica en la zona.


Las paredes conformaron un cañadón de roca basáltica, también por los actividad volcánica de otros tiempos. Están teñidas de tonos ocres, anaranjados y amarillentos, por los minerales que trae aguas abajo el río Agrio. Nace en el volcán Copahue y desciende desde las alturas por el lecho de basalto, con la sucesión de saltos que describíamos la semana pasada.

El salto del Agrio. Foto: Alejandro Carnevale.

Ahora también te recomendamos ir al salto del Agrio sin apuro, con tiempo para disfrutar cada detalle. Olvidate de sacar una foto e irte rápido, porque te vas a perder la inolvidable melodía del agua al caer, los colores hipnóticos que generan la concentración de hierro y azufre, la araucaria solitaria que emerge en lo alto detrás de las rocas y el verde que contrasta con el amarillo y el ocre que ganan las praderas.


Todo allí contribuye a que tengas la sensación de que estás caminando por un lugar único que vale la pena contemplar con calma.


El camino hasta la cascada también es un paseo inolvidable. A medida de que avanzás desde Caviahue ves araucarias milenarias, en pequeños bosques o solitarias, con el fondo de laderas y elevaciones bajo la inmensidad pura del cielo patagónico. El propio río Agrio deja ver su lecho basáltico con el color que le dieron los minerales durante tantos años.


Sus aguas son ácidas y su caudal, generado por el deshielo de las altas cumbres, en el trayecto arrastra químicos producidos en la caldera del volcán. Su composición casi no permite el desarrollo de vida, aunque algunas algas y bacterias se han adaptado a este ambiente difícil.

La solitaria araucaria camino al salto del Agrio. Foto: Alejandro Carnevale.

Volviendo a las panorámicas, otro punto en que te recomendamos parar es el puente de madera a mitad de camino desde Caviahue, como para que hagas un paneo de 360° y vuelvas a deslumbrarte con las araucarias, las rocas, las laderas y el cielo, a uno y otro lado.

Inolvidable, como también las postales que te llevás en la zona cuando coincidís con los arrieros que suben a la veranada o bajan a la invernada en este valle angosto a 1.600 metros sobre el nivel del mar.


Copahue, la villa termal tapada por la nieve


Así de increíble es Copahue en el invierno, la villa termal que en los meses más fríos del año queda sepultada por un inmenso manto blanco.

Copahue tapada por la nieve en el invierno. Foto: Nico Canter

En estos días los 19 km que la separan de Caviahue están intransitables y solo se puede llegar con excursiones a través de los prestadores habilitados.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Mirá qué belleza el pueblo neuquino candidato a ser el más lindo del mundo