La cordillera + Voy

Las góndolas rojas vuelven a trepar el Otto

Ya podés subir otra vez en ellas y disfrutar de la galería de arte, pasear en el funicular de la cumbre, tirarte en los inflables estilo canadiense y caminar por los senderos para descubrir la flora y la fauna.

25 nov 2018 - 00:00

A 1.405 metros de altura se puede obtener una panorámica de 360°, sentado, rotando de manera pausada, casi imperceptible, en un cálido espacio y degustando alguna delicia.

Es una experiencia única en el país y está en la cumbre del cerro Otto, a solo 5 minutos del centro de Bariloche.

La confitería giratoria es una de las propuestas del complejo turístico Teleférico Cerro Otto que esta semana reabrió su medio de elevación con las características góndolas rojas, luego de siete meses de permanecer cerrado al público por reparaciones.

Llegar a la cumbre del cerro Otto es uno de los imprescindibles de Bariloche y así lo demuestra que es uno de los paseos más visitados por los turistas en todas las épocas del año, con nieve en invierno pero también en otras estaciones donde las actividades al aire libre y los deslumbrantes paisajes son parte del atractivo.

En la cima además de la confitería, se puede contemplar en la Galería de Arte, réplicas de esculturas en tamaños originales del artista italiano Miguel Ángel Buonarroti como El David, La Piedad y El Moisés.

Es como realizar un pequeño viaje al interior del arte de Florencia pero sin necesidad de cruzar al viejo continente.

En el exterior, se puede realizar un paseo en el Funicular de la Cumbre, una especie de vagón de tren que tiene capacidad para 30 pasajeros y que puede transportar hasta 800 pasajeros por hora. Este sistema de transporte que llega hasta la largada de la pista de trineos o gomones, fue habilitado en 2007 y permite aprovechar mejor el tiempo de permanencia en la cumbre.

En primavera y verano, para los que buscan la aventura en la cumbre de la montaña, conjugada con emoción y adrenalina, se pueden deslizar en el llamado Otto Kart, que son grandes inflables de estilo canadiense para descender por pistas tapizadas en material vinílico. En este circuito (que en invierno es adaptado para trineos) se adquiere velocidad sin riesgos y se puede repetir el deslizamiento subiendo hasta el punto de largada nuevamente a través del Funicular.

También el cerro Otto tiene sendero para caminatas libres perfectamente señalizadas y guiadas para conocer detalles de la flora, la fauna y los paisajes que se descubren en el trayecto a través del bosque.

Para los más chicos o grupos que buscan diversión, está el Circuito Otto que tiene un puente colgante, un laberinto en el bosque y una cabaña con espejos deformantes.

¿Cuánto cuesta?
$ 550
El ascenso ($ 300 menores de 6 a 12 años, $ 400 mayores de 65 años y gratis hasta los 5), precios de temporada baja.
10 a 17:30
se puede ascender a la cumbre del cerro. El último descenso es a las 19:30.
bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.