Vuelan por el ‘1’

Peralta y Ferreyra luchan por el arco del Rojo, de cara al Federal A. Coronel debe optar por su histórico capitán o por el ex-Cipolletti.



#

TORNEO FEDERAL A

Uno es el histórico capitán del equipo, referente y lleva más de una década cuidando los palos de Independiente, mientras que el otro llegó hace dos semanas, viene de tener una muy buena temporada en Cipolletti y tiene pergaminos de sobra.

Nicolás Peralta y Guillermo Ferreyra son los protagonistas de una novela donde ambos intentarán convencer a Gustavo Coronel para quedarse con el arco del Rojo en el Torneo Federal A.

“Los dos son arqueros de nivel, ambos se merecen la competencia por el puesto. El que llegue mejor estará adentro para afrontar cada partido”, sentenció el entrenador ante la incómoda pregunta sobre quien será el arquero en el debut frente a Cipolletti, el 24 de agosto en la Visera.

La competencia es sana, los futbolistas en cuestión trabajan juntos, se alientan, se aconsejan y dejan todo en cada volada para convencer al técnico.

Peralta salta por arriba de una soga, anticipa el pique de un balón que le arroja un juvenil, se levanta y vuela para detener un disparó que nace del pie de Ferreyra. Todos aplauden, lo felicitan y Nico se recupera.

La escena se repite pero los protagonista invierten los roles. Willy es el que vuela bajo una leve lluvia y aterriza en el húmedo césped de la Chacra tras manotear el disparo de Peralta. Mientras tanto Coronel los observa, el DT sabe que no será sencillo definir quien será el dueño del buzo con el 1 en la espalda.

Nico y Willy siguen en la suya: vuelan de palo a palo, aconsejan a los arqueritos que intentan imitarlos, se ensucian y se matan por abrazar cada pelota, pero ellos siempre se alienta. Sin duda que son tipos raros, seres que eligen ocupar un lugar en la cancha en el que los errores los dejan mal parados y las buenas no son más que su

obligación. “Estamos trabajando fuerte y muy bien. Willy es un peso pesado, un arquero de experiencia, con jerarquía y sobre todo buena persona. Será una lucha sana, esperando que el DT decida”, afirmó Peralta.

“Estoy contento con la chance de estar acá, me siento muy bien y preparado para lo que viene. Vine a sumar, vamos a ver si estoy para jugar o no”, comentó Ferreyra.

La ansiedad por saber quién será el dueño del arco será mayor con el correr de los días, las prácticas de fútbol formal recién están apareciendo y por ahora solo se miden en los trabajos específicos del puesto.

Los dos se cuidan a la hora de hacer declaraciones, ninguno se cree dueño del puesto, pero mueren por quedárselo.

“Lo que defina Gustavo estará bien”, afirmó Peralta tratando de sacarle presión al director técnico, pero rápidamente el capitán del equipo que logró el histórico ascenso desde el TDI 2011 marca territorio al decir que “estoy trabajando para ser titular”.

“Yo llegué sabiendo que Nico es el arquero del club y el capitán, así que vine a pelearla y a laburar. Eso lo definirá el entrenador, yo sólo quiero ayudar al equipo”, sentenció Ferreyra.

Gustavo Coronel convive con la presión de elegir entre respetarle la titularidad a un histórico, que hace muy bien su trabajo, o darle la chance a uno que recién llegó, pero que es uno de los mejores de la categoría.

Decida lo que decida, el DT estará tranquilo porque el arco del Rojo estará bien protegido en esta nueva experiencia federal.

Sergio Arregui | sarregui@rionegro.com.ar


Comentarios


Vuelan por el ‘1’